AÑO NUEVO

Cristina Pedroche alucina a todos con su vestido de 'Venus MMXX', una escultura de pan de oro

Más de 500 horas de trabajo del escultor Jacinto de Manuel. "Me siento más poderosa que nunca. Es un sueño hecho realidad".

Cristina Pedroche alucina a todos con su vestido de 'Venus MMXX', una escultura de pan de oro

Un año más todo el mundo estaba pendiente del vestido de Cristina Pedroche en la Puerta del Sol. Mucho se ha hablado del mismo durante todo el mes de diciembre. Y no dejó a nadie indiferente. Su primera aparición fue de negro, pero cinco minutos de las campanadas se quitó la capa y dejó ver el ‘modelazo’. De negro en seda y dorado con pan de oro. Hecho por Jacinto de Manuel, un escultor, que lo ha elaborado con pan de oro y con tela de seda por debajo. Sobre su cuerpo una especie de armadura que mostraba a la perfección todas sus curvas. Más de 650 horas de trabajo en una pieza que ha titulado 'Venus MMXX'. Es de inspiración mitológica. El dorado hace referencia a la manzana dorada de la discordia de la diosa romana. Jacinto de Manuel también se ha inspirado en el Kintsugi, el arte japonés de arreglar objetos dañados con oro. Se trata de ver lo bello en lo imperfecto. El fin último es divinizar el cuerpo femenino.

Vestido de inspiración mitológica

Ha sido un vestido que ha necesitado más de 20 pruebas. Producto de una cadena creativa de tres partes y muy complicado de poner. Ha tardado más de una hora en colocárselo. "Con este vestido siento que me puedo comer el mundo, que soy invencible e imparable. Me siento más poderosa que nunca. Es un sueño hecho realidad".

Josie es el estilista el Cristina Pedroche. El ‘culpable’ de sus looks y también de este. “Cada año me voy superando con el vestido y este es como la cima. Me da miedo que el del año siguiente no supere a este”, decía Pedroche días antes de las campanadas.

El escultor: Jacinto de Miguel

Jacinto de Miguel aceptó hacer el vestido en el mes de julio: "La pieza final es resultado y evolución del primer bloque de escayola uniendo partes y medidas reales y otras idealizadas para conformar el busto de una diosa. En aquellos sitios que se necesitaban medidas exactas se ha tomado piezas hasta ocho veces. Lo que más he tardado ha sido el tallado y modelado, con más de 500 horas de trabajo. Luego hicimos un molde de silicona y escayola para sacar una primera pieza de resina y fibra de vídeo reciclado. Luego se sacó otra pieza que se finalizó con pan de oro con la ayuda de Damián Rojo".

La parte de tela

Un grupo de modistas dirigidas por Josie han confeccionado una gargantilla de seda negra que se extiende de frente y por detrás. Una cola de más de cinco metros que se convierte en capa globo. El vestido se remata con un par de mitones negros de 16 pulgadas.

Quien vio el vestido antes

Antes de las campanadas el vestido ha sido visto por cinco personas y en una prueba sus padres: la propia Cristina, su estilista Josie; María, su asistente; Óscar y Carlos (maquillaje y peluquería) y, por supuesto, su marido David Múñoz.

Cristina siempre está rodeada de polémica. A lo largo del mes de diciembre ha ido dando detalles de cómo podía ser su vestido. Hasta se paseó ‘desnuda’ por sol dejando boquiabiertos a los transeúntes que estaban por allí, vídeo que subió a sus redes sociales y los que decía: ¿De verdad hay alguien que piensa que voy a ir desnuda en Nochevieja? Nunca me atrevería… ¿o sí? Jajajaj…”.

La opinión de su madre y su padre

En El Hormiguero también dejó caer como podría ser el vestido que llevaría. “Es el más fuerte de todos”, dijo. Y contó que esta vez sus padres sí han visto el vestido: “Se quedaron en una esquinita y cuando salimos mi madre me dijo: ‘Hija con todos los vestidos bonitos que hay, ¿tú tienes que ir así?’ Esa es mi madre y en el fondo es la opinión de España. Habrá gente que piense que es muy guay. Mi padre me dijo: ‘Pues no está mal, la vas a liar’.