Cine

Muere Anna Karina, icono de la 'Nouvelle Vague' y musa de Godard

La actriz murió el pasado sábado en París después de luchar contra un cáncer. Era conocida principalmente por sus papeles para el cineastra francés.

Anna Karina muere Godard
THOMAS SAMSON AFP

La actriz Anna Karina murió a los 79 años de edad el pasado sábado en París después de combatir durante mucho tiempo un cáncer. Icono de la 'Nouvelle Vague' y musa del cineasta Jean-Luc Godard, con el que estuvo saliendo y con el que llegó a rodar hasta siete películas, falleció en un hospital de la capital francesa y quedará para siempre en el recuerdo no solo por su interpretación, sino también por su talento para la música. "Era una artista libre, única", expresó su agente, Laurent Balandras.

En el momento del fallecimiento, se encontraba junto a ella el director Dennis Berry, marido de la actriz. Pero su vacío no solo quedará en su familia: "Hoy el cine francés está huérfano. Pierde a una de sus leyendas", comentó el ministro francés de Cultura, Franck Riester.

Anna Karina labró su futuro con mucho esfuerzo y demostrando continuamente que su sueño era convertirse en actriz. Creció en Dinamarca criada por una madre que siempre mantuvo cierta distancia con ella, no así con sus abuelos. A él le adoraba, y su abuela se fue demasiado pronto. Con la intención de andar su propio camino, empaquetó sus cosas siendo todavía menor y viajó a París haciendo autostop, iniciando muy pronto una carrera como modelo. De hecho, fue Coco Chanel la que adaptó su nombre hasta llamarla Anna Karina, en lugar de Hanne Karin Bayer.

Gracias a un trabajo para una firma de publicidad fue descubierta por Godard, que le ofreció un pequeño papel junto a Jean Seberg y Jean-Paul Belmondo en la película 'A bout de souffle', aunque ella lo rechazó. Meses más tarde el cineasta volvería a intentarlo, esta vez ofreciéndole un rol de protagonista en 'El soldadito'.

En el set surgió un romance entre ambos que duraría muchos años. Desde entonces, grabaría hasta seis cintas más que reconocidas del cine francés de los años 60, como 'Una mujer es una mujer', 'Vivir su vida' o 'Pierrot'. Pero su carácter polifacético hizo que también triunfara como cantante y que incluso escribiera cuatro novelas, la última en 1998.