Tatuajes

Victor Lindelof y John Guidetti se convierten en tatuadores por un día

Los futbolistas han tatuado a un aficionado sueco que ha ganado un concurso que le convierte en el nuevo patrocinador de la selección sueca por unos días.

Victor Lindelof y John Guidetti se convierten en tatuadores por un día

Anders Thornvall es un empresario y aficionado de fútbol sueco que ha ganado un peculiar concurso para convertirse el patrocinador de la Asociación Sueca de Fútbol por un día, coincidiendo con el partido entre Suecia y España. De esta manera, sustituirá por unos días a su patrocinador habitual, la compañía escandinava Svenska Spel.

El empresario como motivo de dicho patrocinio ha pedido a los jugadores Lindelof y John Guidetti que le hicieran un tatuaje para comenzar así su contrato de patrocinio. Tanto los jugadores como Anders nos han regalado un divertido momento en el que hemos visto como los futbolistas han tenido que desplegar todo su arte para realizar un trabajo más o menos decente.

Lindelof que fue uno de los encargados de realizarle el trabajo dijo: “Creo que es un comienzo divertido para el patrocinio de Anders. Nunca saqué más de un 6 en plástica , pero el tatuaje no ha quedado mal, estaba realmente preocupado por el resultado”.

Sueño hecho realidad

Thornvall es un joven vendedor de Estocolmo de 25 años de edad, que gracias al concurso que ha ganado podrá publicitar su pequeño negocio en el emplazamiento publicitario que suele ocupar Svenska Spel cuando juega la selección de su país: "Estoy viviendo un sueño, ser el patrocinador principal y permitir que mis jugadores favoritos me tatúen, ¡será un recuerdo para toda la vida!”.

Además, el joven sueco ha quedado bastante satisfecho tanto por el trabajo realizado por los futbolistas como por el trato que le han dado: "Tanto John como Víctor se tomaron el trabajo en serioy también fueron muy amables. Ojalá pudiera ser el patrocinador principal de la selección durante toda vida para poder pasar más tiempo con ellos".

Supervisión de un profesional

El joven vendedor y los jugadores, han contado durante todo tiempo con la ayuda de Andy Blanco, un tatuador profesional que ya ha tatuado a varios internacionales suecos en multitud de ocasiones.

Finalmente, Andy no tuvo que intervenir porque a pesar de que el tatuaje no haya sido una obra de arte, Anders ha quedado encantado con el resultado.