Televisión

'GH VIP 7': Una plaga de piojos llega a la casa y Alba Carrillo se enfrenta al Súper

La modelo anunció que tenía piojos y amenazó con irse del programa al entender que existe manipulación a través del montaje de vídeo.

'GH VIP 7': Una plaga de piojos llega a la casa y Alba Carrillo se enfrenta al Súper

La tranquilidad parece que no va a llegar nunca a 'GH VIP 7'. Después de comenzar el concurso sin baño y sin sus habitaciones, los participantes van recuperando poco a poco algunas de estas estancias mientras liman unas asperezas que prometían resquebrajar cualquier tipo de relación en Guadalix de la Sierra. Con las expulsiones de Dinio y Hugo Castejón, tan solo se mantiene Adara de ese tridente que hizo estragos durante los primeros días, aunque ahora los concursantes se tienen que enfrentar a una nueva amenaza.

Y es que los piojos han llegado a la casa, siendo Alba Carrillo la encargada de anunciar públicamente la noticia. "¡Tengo piojos! Su puta madre. ¡Ahora os jodéis todos! ¡Tengo piojos!", gritó mientras hablaba con Noemí Salazar y en medio de una discusión con Kiko Jiménez, con quien mantiene un enfrentamiento que ha llevado a la colaboradora de 'Ya es mediodía' a amenazar con irse del programa.

Desde la cúpula del concurso comunicaron a través de Lara Álvarez que la llegada de nuevos inquilinos a la casa era una realidad. "Lo de los piojos va en serio", comentó la presentadora, aunque posteriormente aseguró que todos los concursantes ya han sido despiojados

Alba Carrillo se enfrenta al Súper

La joven vive unos días de gran tensión después de su discusión con Irene Junquera, que hasta entonces había sido uno de sus mayores apoyos en Guadalix de la Sierra. Recientemente aseguró que había perdido parte de la confianza que tenía con la periodista, por ocultarle conversaciones con Kiko y por su afán por llevarse bien con todo el mundo. Todo esto lo ha negado Irene alegando que es totalmente "leal" a Alba.

Pero la situación ha dañado la autoestima de una Alba Carrillo que amenazó con irse del programa al entender que el concurso, mediante la edición de vídeo, manipulaba para dar a entender que estaba machacando a su amiga. Así, se negó a ponerse el micrófono como mandan las normas del programa y posteriormente se enfrentó al Súper cuando este le pidió que fuera al confesionario. "Una mierda voy a ir al confesionario. Si es para sacarme de aquí voy, si no, no me muevo", le respondió.

Por otro lado, las posturas con Irene Junquera continúan alejadas. "Cuando tenemos momentos de tensión actuamos de manera diferente. Yo necesito relajarme y ella necesita hablarlo al momento", explicó Carrillo, que asegura que aún le tiene cariño a la periodista pero que tiene la necesidad de que la situación se enfríe.