VIVA SUECIA

"A nuestro tercer concierto fuimos nosotros... y una chica del Blablacar con sus amigas"

Ellos tenían un plan. Lo que nunca pensaron es que se haría tan grande, que les llevaría tan lejos. Ellos, Viva Suecia. AS charla con ellos en Dcode de su nuevo disco, de fútbol...

Viva Suecia posa para AS en el Dcode 2019. Arriba, de izquierda a derecha: Alberto Cantúa y Fernando Campillo. Abajo, en el sofá, Jesús Cobarro y Rafa Val.
J. Torre

Ellos tenían un plan. Lo que nunca pensaron es que se haría tan grande, que les llevaría tan lejos. Un chile tatuado en sus pieles puede dar fe. Se lo hicieron en México, durante una gira. Los cuatro. Viva Suecia. O sea, Rafa Val (voz), Alberto Cantúa (guitarra), Fernando Campillo (batería) y Jess Fabric (bajo), los chicos de Murcia que en los últimos años se están llevando todas las mayúsculas de la música en España. Es su segunda vez en el Dcode, el festival que cumple nueve años en Madrid y se consolida como última gran fiesta del verano. Al fondo, en el escenario Élite, suenan los últimos acordes del segundo grupo del día, Picture This. Aquí, en la zona de prensa falta Jess Fabric, anda con una fiebre que no le impedirá luego tocar pero ahora descansa, guardar fuerzas, está Jesús Cobarro, las manos de Rafa Val, cantante, estos días que anda con el dedo roto. El fútbol tiene la culpa. Lo contará después, antes de que comiencen las actuaciones en el escenario principal, el Dcode#1. Ellos le subirán el telón, a las cuatro menos veinte de la tarde. Un horario que, por cierto, también tiene explicación.

-Sacan disco nuevo en octubre, 'El Milagro', ¿qué habrá en él?

-Rafa Val: Principalmente es un disco muy libre en muchos sentidos. Hemos tenido mucha libertad, hemos tenido mucho tiempo, muchos recursos para hacer el disco que nos ha dado la gana. Creo, me gusta pensar, que conserva la esencia de la banda pero hay muchísimas cosas nuevas, instrumentos, ritmos nuevos, formatos de canción que no habíamos trabajado hasta ahora. Acaba de salir 'Algunos tenemos fe', el segundo single, y creo que ya empezamos a enseñar ciertas cartas de lo que va a haber en el disco. Estamos contentísimos y creo que es un paso en la dirección adecuada.

-Después de 'Algunos principios fundamentales', donde han dado su gran salto, premio Mejor Artista Español otorgado por la MTV, ¿sorprenderán esos ritmos nuevos de 'El Milagro' o será más continuista?

-R. V.: El disco comienza con un sonido que recordará más a la época anterior, Lo que te mereces, que es la primera canción, quizá más continuista, y conforme se va desarrollando, empiezan a aparecer elementos nuevos y al final acaba con una canción realmente experimental, con una colaboración muy especial. Y creo que es la manera perfecta de hacer una transición. Cogerlo donde lo habíamos dejado y llevarlo a otro sitio.

-El año pasado debutaban como banda Dcode. Regresaron en 2019. Abren el escenario #1 a las 15:40 horas...

-R. V.: Bueno, hicimos mucha mili en su día. Estamos bastante acostumbrados porque en su día tocamos mucho con gafas de sol y a estas horas. Pero lo bonito es que este festival es así, con un concepto un poco más anglosajón. Vienes por la mañana a disfrutar de los conciertos, de bandas más pequeñas, más grandes, puedes venir con la familia, con niños, con tus amigos, y disfrutar del festival en todos los conceptos.

-Son llamativos los inicios de 'Viva Suecia'. Alberto (Cantúa) y Jess (Fabric) se conocían de un proyecto anterior, western, buscaban una voz y encontraron a Rafa (Val)...

-Alberto Cantúa: Sí. Veníamos Jesús (Jess) y yo de otro proyecto que se llama Oh Gringo, de hacer un rollo fronterizo así un poco más moderno y nos cruzamos con el cantante, porque él no era cantante (señala a Rafa).

-¿Ah, no?

-A. C.: No.

(Rafa asiente mientras hace el gesto de tocar la guitarra).

-A. C.: De casualidades llegamos a su cantante, de su anterior banda. Este chaval estuvo con nosotros una temporada y se tuvo que ir a Barcelona y Jesús (Jess) y yo seguimos ahí, erre que erre, y dijimos: "¿Por qué no probamos?". Porque nos decía Dani, este chico: "Mi guitarrista canta que te cag...". Y al final, un fruto de casualidades, entró en la banda. La primera vez no funcionó.

"No nos paramos mucho a pensar en lo que está pasando porque si no creo que a lo mejor nos paralizaría incluso"

Alberto Cantúa

-¿No? ¿Por qué?

-R. V.: Bueno, porque hicimos tres o cuatro ensayos y no cuajó del todo, guay, y unos meses después me volvieron a llamar y ya montamos una canción. En el segundo ensayo ya vino Fernando (Campillo) e hicimos La Novena Vez. Y de ahí en tres meses estábamos grabando un EP.

-¿Cómo están viviendo que 'Viva Suecia' se haya convertido en un grupo referencia del indie español en los últimos dos años?

-A. C.: A ver, esto es trabajo, trabajo, trabajo, disfrutar, trabajo, trabajo. De hecho, en la época de buscar cantante nos dimos cuenta que todo el mundo quería tener una banda pero poca gente quiere currar. Y llegar aquí es fruto de, lógicamente, muchas casualidades pero sobre todo trabajo. Estamos técnicamente preparando el show nuevo, que es un poco más complejo. Estamos siempre metidos en esa bola trabajo, divertido porque es nuestra vida y nuestra pasión, pero yo creo que no nos paramos mucho a pensar en lo que está pasando porque si no creo que a lo mejor nos paralizaría incluso.

-¿Recuerdan su primer concierto?

-R. V.: Sí, claramente, de hecho. Fue en la plaza de toros de Murcia, tocamos con Presumido y con Reno. Que él estaba de público... (señalan a Jesús Cobarro, estas semanas 'otro sueco', por el dedo roto de Rafa). Debía ser como mediados de junio. O sea, en un bar que hay dentro de la plaza de toros.

-¿Y? ¿Había mucha gente?

-R. V.: Había, había.

-A. C.: A ver, en un primer concierto había muchos amigos y tal, pero creo que lo más curioso fue que en el segundo, o tercero fue el de Cádiz.

-R. V.: En octubre o noviembre, en el Puerto de Santa María.

-¿Y qué?

-A. C.: Que el público fue, fíjate si estaba la cosa jod... que hicimos un Blablacar de un hueco libre que había en la furgoneta para reducir costes. Y nuestro público fue la chica que se vino en la furgoneta con todas sus amigas, la otra banda y nosotros. Y nos pegamos una fiesta, nos lo pasamos súper bien, y nos dimos cuenta de que así se hacen los grupos. En casa es lo fácil.

Momento de la entrevista de Viva Suecia con AS en el Dcode 2019.

-R. V.: El otro día recordábamos que cuando nos subimos a tocar ese día ni siquiera estaba el técnico de sonido (risas).

-A. C.: Sí, nos subimos a tocar y encendimos nosotros el sonido (más risas). Pero es un síntoma de lo que es Viva Suecia, al tercer concierto al Puerto de Santa María y de hecho hemos tardado mucho tiempo en dar nuestro primer concierto como única banda del cártel en Murcia, que fue hace poco.

-R. V.: En abril.

-A. C.: Hemos teloneado, hemos tocado, pero en abril dimos un concierto ya por fin. Siempre hemos tenido la filosofía de que hay que invertir fuera, llevar tus canciones fuera, y nuestro fuerte que es el directo, con más motivo.

-¿Cuánto dijeron-pensaron: "Oye, que esto se nos va de las manos"?

-R. V.: Hemos tenido bastantes momentos así. Este concierto, las dos Rivieras, los dos Granada Sound, el otro día en Borja, Zaragoza, un festival pequeñito, en la plaza del pueblo, que dimos un concierto increíble. Tenemos la suerte de vivir eso bastante a menudo y al final es nuestra gasolina. Todo el curro que metemos, todo el tiempo que estamos preocupados por un millón de movidas, te pasa esto y te ayuda a seguir.

-A. C.: Teníamos una Sala Sol con todo vendido, un sábado, y el viernes dijimos: "Mira, como nos queda de paso, vámonos a Toledo". E hicimos un 'sold-out' allí, en una sala muy pequeñita, tocamos en círculo, porque no había ni escenario, mirándonos los cuatro.

-R. V.: El público estaba arriba, en la planta superior.

-A. C.: Y empezamos el concierto. Y la gente, desde la primera canción a la última, nos mirábamos los cuatro, nos veíamos las cara. "Tíos, que está cantando todo el mundo". Al día siguiente hicimos la Sala Sol, que también íbamos acoj... Pero creo que aquel concierto en Toledo fue como: "Ojo, que a lo mejor mañana en la Sala Sol...".

-R. V.: Se convirtió en un bolo memorable.

-¿Cómo ven la temporada del Real Madrid? Su equipo, el de los cuatro...

-A. C.: Este es el experto (señala a Rafa).

-R. V.: Bueno, el inicio de Liga no ha estado tan mal...

-Bueno...

-R. V.: Pintaba la cosa muchísimo peor, eh.

-Hay una anécdota, a propósito, con Jess, el día de su boda y la final de Champions en Milán, de hecho...

-R. V.: Se casó ese día, sí.

-A. C.: Lo peor de todo eso es que el padre de Jess es más madridista que yo qué sé, que Florentino. Es una cosa... Su hijo, que le da absolutamente igual el fútbol, que es del Madrid pero por afinidad, y su padre fue como: "Hijo, estoy muy feliz de que te hayas casado y tal pero la boda se acaba aquí y nos vamos todos a ver el fútbol". Y paramos la boda.

-R. V.: Y llegó el momento del fútbol, estaba su padre diciendo: "Vamos, vamos...". A ver el fútbol.

-A. C.: Acabamos manteando al padre.

-R. V.: En un bar (ríen todos).

"Me he jubilado este año del fútbol... La única vez que jugué y me rompo un dedo"

Rafa Val

-Pero tienen a Carlos Galán, CEO y fundador de su sello discográfico, Subterfuge, que es la nota rojiblanca...

-R. V.: Sí, sí. Esto genera también multitud de anécdotas. Tenemos una muy buena: la primera vez que estuvimos en México, nos pilló la final de la Champions del Madrid contra el Liverpool, y allí eran como las dos de la tarde. Nos pilló comiendo. Y hubo un par de goles que fueron absurdos... Y, bueno, gozamos como enanos con Carlos ese día.

-A. C.: Celebramos una Champions delante de su cara y pagó la comida. Por fin un grupo desbanca al sello.

-Rafa ha jugado al fútbol, de hecho.

-A. C.: Sí, sí, pregúntale...

-R. V.: Me he jubilado, de hecho (ríe). Yo soy de un pueblo de Murcia que se llama las Torres de Cotillas y el equipo era el Cotillas. Mi padre fue futbolista durante mucho tiempo. Y yo jugué al fútbol desde los nueve a los diecinueve años o así.

-Que era mediocentro a lo Guti, ¿no?

-R. V.: Yo siempre he sido un distribuidor de juego...

-A. C.: Es un chupón, es un chupóóóón... Además, como es tan grande, directamente ni te acercas porque te lesiona seguro (risas).

-R. V.: Pero eso cuando juego las pachangas.

-A. C.: Como Mark Lenders, que va matando a gente...

-R. V.: Cuando juego la pachanga con los colegas sí, pero yo generalmente soy de los que recibe la pelota y la devuelve. Y jugué diez años. Y ahora juego ocasionalmente. Ya no. A partir de ahora ya no (muestra su dedo roto, con la férula).

-¿Pero eso se lo ha hecho jugando a fútbol?

-R. V.: (Asiente) Un balonazo... La única vez que he jugado al fútbol este año. Ah, y por cierto, Guti tendría que tener una estatua dorada en Sol, gigante. Aprovecho aquí para decir que Guti es un genio del balón, o sea, proGuti total.

-¿Qué hay después de Dcode?

-R. V.: Pues por lo pronto esta noche tocamos en Murcia (ríe). Tocamos aquí, tocamos en Murcia. La semana que viene hacemos Málaga y paramos un poquito tiempo para preparar el show nuevo, el disco, para hacer la promo y todo esto y en noviembre empieza la gira del disco nuevo. El 8 de noviembre y el 9 en Toledo.

-A. C.: Hay un 'sold-out' ya. Una de las fechas está todo vendido ya y la otra va camino.

-¿Le gustaría tocar algún día en el Bernabéu? ¿Hacer un 'sold-out' allí?

-R. V.: Por supuesto, aunque fuese en el vestuario.

-A. C.: Y aunque no hubiera nadie.

-R. V.: Ojalá.

(La Riviera ya la llenan. Y por dos veces ya).