Irlanda

La víctima del puñetazo de McGregor "no pudo salir de casa en una semana"

El hombre de 50 años tuvo el rostro dolorido varios días a pesar de que en el momento del golpe no sintió dolor. Pide justicia para el luchador.

Hace tan solo unos días salían a la luz las imágenes del terrible puñetazo que Conor McGregor le propinó a un hombre en un pub de Dublín por rechazar hasta en dos ocasiones la invitación del luchador. El irlandés tenía en su mano una botella de su whisky Proper Twelve y quiso invitar a las personas que estaban en el bar, pero no se tomó bien que su víctima declinara su gesto. Conor, que varios testigos aseguran que estaba ebrio en el momento de los hechos, se tomó la justicia por su mano y golpeó con dureza en el rostro del hombre.

Según desvela ahora el tabloide británico Mirror, la víctima de la ira de McGregor asegura que no pudo salir de casa en una semana por los dolores que le había provocado en la cara. Sin embargo, el mismo medio asegura que el hombre de 50 años habría comunicado a su entorno que no quiere las disculpas del luchador ni tampoco una compensación económica, tan solo quiere justicia.

"Estaba sentado tomando algunas pintas y pensando en sus cosas" justo antes de ser golpeado por Conor, tal y como ha expresado un amigo en declaraciones para Irish Sunday Mirror. "Estaba tomando su cerveza cuando McGregor entró y les ofreció a todos un trago de su whisky. Algunos aceptaron pero este hombre no toma nunca. Sin embargo, Conor insistió en que lo tomara y cuando se negó por segunda vez, McGregor se enfadó", añadió.

"Después le golpeó en un lado de la cara. No sintió el dolor en ese momento, pero al día siguiente estaba hecho pedazos. Fue un duro y preciso golpe. Su cara estaba muy dolorida. Estaba conmocionado por todo el asunto y no salió de su casa en varios días. Al final, él no quiere una disculpa ni dinero, solo quiere justicia por lo que sucedió", siguió explicando al mismo medio. "Ni siquiera se había dado cuenta de que McGregor estaba en el pub hasta que se paró a su lado. Todos en el pub estaban conmocionados por lo que había sucedido y no podían creerlo".

Conor McGregor tendrá que presentarse ante el juez el próximo mes de octubre para previsiblemente recibir una sentencia desfavorable por su agresión al hombre de 50 años el pasado mes de abril en un pub de Irlanda.