CONCEDE UNA ENTREVISTA

El niño que jugó con Messi en la playa: "Jugamos al fútbol y hasta nadé con él"

Días después de que su pachanga se convirtiera en viral, Mackenzie O'Neill ha relatado cómo fue su encuentro con el crack del Barça.

Lionel Messi con Mackenzie O'Neill, uno de los niños que jugó al fútbol con él en  una playa de Antigua y Barbuda, en el Caribe, mientras el crack disfrutaba con su familia de sus vacaciones de verano 2019. Foto Twitter @TheEuropeanLad
Foto Twitter @TheEuropeanLad

Lionel Messi (32) está disfrutando de unas idílicas vacaciones en familia en un exclusivo resort de lujo en Antigua y Barbuda, en el Caribe, y la semana pasada jugó una pachanga en la playa que dio la vuelta al mundo porque los otros jugadores eran sus dos hijos mayores, Thiago (6) y Mateo (3), y unos niños que había por allí.

Este vídeo no tardó en viralizarse en las redes sociales y ahora ha vuelto a saltar a la noticia porque uno de esos niños que tuvo la suerte de jugar con él ha contado cómo fue su encuentro en una entrevista para el diario argentino 'Olé'.

Se llama Mackenzie O'Neill, tiene 11 años, vive en el Norte de Londres y su madre fue la que captó la escena por lo que ha querido explicar que no quiso grabar más para evitar incomodar Messi y que solo buscaba que quedara el recuerdo a su hijo. Sin duda le encantará verlo, pero solo es una pequeña parte de una anécdota que Mackenzie nunca olvidará.

"Messi estaba junto a su familia en la playa. Yo estaba solo y empecé a patear mi pelota a unos pocos metros de donde estaban ellos. Su padre (Jorge) nos tiró una pelota para preguntar si yo quería jugar con ellos. Y luego jugamos al fútbol con Thiago y Messi durante 45 minutos. Thiago es un fantástico jugador para su edad, y no es tímido para jugar. Jugar con Messi fue increíble. Él no habla inglés, pero nos hacía señas y enseguida se ponía a reír. La esposa de Messi lo traducía, porque ella habla muy bien inglés", comenzó explicando.

La dificultad de Messi con el inglés impidió que pudiera darle algún consejo para jugar al fútbol, pero Mackenzie ha señalado que ver "su habilidad fue suficiente consejo" para él y que además no solo compartieron esta pachanga: "Hasta nadé con Messi en un bote y nos quedamos ahí mucho tiempo, él me subió arriba de él. Y Thiago me seguía adonde yo iba. Fue muy divertido. Él actuó como un padre normal. También me di cuenta de que Leo disfrutaba mucho viendo a su hijo jugar al fútbol con otros niños".

Además, Mackenzie ha contado que espera poder afianzar su amistad con Thiago las próximas vacaciones y que después de esa tarde volvió a verles y se le han quedado grabadas las sonrisas que le dedicaron Messi y su mujer, Antonella Rocuzzo, al despedirse de él.

"En la última noche de la familia Messi acá yo estaba jugando con su hijo. Le di mi pelota a Thiago para que lo guardara. Pero me corrió por la playa y me insistió en que yo la pelota me la quedara yo mismo. Después, Messi y su esposa se despidieron de mí con grandes sonrisas. No me las voy a olvidar", ha sentenciado el joven Mackenzie.