LA DESCUBRIMOS

Di María: así es su vida personal desde que se fue del Madrid

El futbolista argentino se considera un "hombre de familia". Comenzó a salir con su mujer hace diez años y son padres de dos hijas.

Ángel Di María con su mujer, Jorgelina Cardoso, y sus dos hijas, Mia y Pia, celebrando un título conseguido en el PSG. Foto Instagram @jorgelinacardoso26
Foto Instagram @jorgelinacardoso26

Ángel Di María nació el 14 de febrero de 1988 en Rosario (Argentina) y el pasado mes de enero ya os contamos que tuvo una infancia complicada, marcada por los sacrificios que hizo junto a sus padres para sacar a su familia adelante, y cómo en unos años todo cambió gracias a su talento por el fútbol.

El extremo argentino dio el salto a Europa de la mano del Benfica en el 2007 y una de las primeras cosas que hizo tras cerrar su fichaje fue pedir a su padre que dejara de trabajar y comprar una casa a toda su familia. A partir de entonces, comenzó a labrarse una exitosa carrera y a convertirse en uno de los grandes cracks del fútbol mundial teniendo siempre muy presente a todos los suyos. De hecho, el 'Fideo' se considera a sí mismo un "hombre de familia" y ha llevado una vida privada bastante tranquila.

Su etapa en el Real Madrid: Se casa con su mujer y viven una pesadilla con su primera hija

Profesionalmente, su gran oportunidad llegó en el verano del 2010, cuando el Real Madrid se hizo con sus servicios pagando al Benfica 25 millones de euros fijos más 11 millones en concepto de variables. Y Di María comenzó esta nueva etapa acompañado de la que entonces era su novia, Jorgelina Cardoso – quien a día de hoy es su mujer, la madre de sus dos hijas y también es conocida por ser su gran defensora en las polémicas en las que se ha visto envuelto – pues comenzaron a salir un año antes después de conocerse, según parece, a través de internet.

Ver esta publicación en Instagram

... 6 años atrás... 💘👫

Una publicación compartida de Jorgelina Cardoso (@jorgelinacardoso26) el

La pareja siempre ha sido inseparable y no tardó en casarse. Se dieron el 'sí quiero' al verano siguiente, el 30 de julio de 2011, y lo hicieron en la Catedral de Rosario, también ciudad natal de la novia. Su paternidad llegó unos años más tarde mientras el jugador también estaba en las filas del Real Madrid, el 22 de abril de 2013, y a partir de ese día el matrimonio hizo frente a uno de los peores momentos de su vida porque su hija, Mia, fue un bebé prematuro de 29 semanas de gestación nacido por cesárea.

Los médicos les dijeron que tenía pocas posibilidades de vivir, pero afortunadamente Mia consiguió salir para adelante tras pasar un largo período en la UCI y ser sometida a numerosos tratamientos. En su primer cumpleaños, ya se encontraba en perfecto estado y su madre le felicitó en Instagram dedicándole una emotiva carta en la que expresaba lo duro que habían sido todos estos meses y su felicidad al ver que habían conseguido dejarlos atrás:

"(…) Nadie más que papá y yo sabemos el dolor que causaba verte tapada de cables y aparatos en tu bella carita. Nada más triste que volver a casa con los brazos vacíos y los pechos llenos de dolor. Infecciones, transfusiones, que será de vos mi amor? Lágrimas que empapaban nuestra almohada cada noche, nudo constante en la garganta. Ganas de ir a buscarte y no volverte a soltar en muestras vidas. ¿Qué te deparará el destino? (…) Te traemos a casa, simplemente felices. Un año después, 22 de abril de 2014 podemos decir que eres una niña sana, fuerte, muy divertida y gran luchadora de esta vida, tu vida, nuestras vidas. Viniste a este mundo para enseñarnos que no hay que rendirse JAMÁS y para demostrarnos que si uno quiere, este mundo puede ser de un hermoso color de rosas. ¡TE AMAMOS HASTA EL INFINITO Y MÁS ALLÁ! Papá y Mamá".

Esta situación tan delicada no afectó al rendimiento de Di María con el conjunto blanco pues fue el máximo asistente de la Liga en la temporada 2013/2014 y el equipo ganó tres títulos (Supercopa de España, Copa del Rey y Champions League) siendo él uno de los goleadores en todas las finales y el MVP del encuentro de la Champions, el de la 'Décima' contra el Atlético de Madrid en Lisboa (4-1).

Ficha por el Manchester United y no tiene suerte en Inglaterra

Sin embargo, al acabar la temporada Di Maria hizo las maletas rumbo al Machester United en un fichaje que se cerró en 75 millones fijos más 15 en variables (50 fijos más de los que pagó en su día el Real Madrid y otros cuatro más en variables) y que le convirtieron en el fichaje más caro del fútbol inglés. Evidentemente, el argentino se mudó a Inglaterra junto a Jorgelina y Mia y a mitad de temporada se llevaron un gran susto porque fueron víctimas de un intento de robo en su domicilio.

Dentro del campo, Di Maria tampoco tuvo suerte pues no consiguió triunfar en los 'Red Evils', en mucha parte por las lesiones y porque Louis van Gaal le cambió de posición para que jugara como delantero, y terminó su primera y última temporada con un pobre bagaje de 4 goles en 32 partidos.

Llega al PSG: Vuelven los títulos, amplía su familia y vive una polémica con Hacienda

A pesar de que no había cumplido las expectativas, el París Saint Germain apostó por él y le contrató pagando al Manchester United 63 millones de euros. Así, Di Maria pasó a tener un nuevo record: el de ser el futbolista que más dinero ha movido en fichajes acumulando 179 millones euros en 4 traspasos (cifra que posteriormente superó su compañero Neymar cuando el PSG pagó los 222 millones de su cláusula de rescisión al FC Barcelona).

En París, ya lleva cuatro temporadas en las que ha aumentado su palmarés con 12 títulos más y en los que también ha ampliado su familia con la llegada de su segunda hija, Pía, que nació en noviembre del 2017 totalmente sana y haciéndoles disfrutar así de una nueva paternidad en la que solo cabía la felicidad y no hubo ningún sobresalto.

Pero fuera del campo, Di María vivió unos meses antes un episodio desagradable: que la Fiscalía de Delitos Económicos de Madrid le denunció por haber defraudado cerca de 1,3 millones de euros con sus derechos de imagen en 2012 y 2013 (años en los que todavía jugaba en el Real Madrid) y aceptó pagar algo más de dos millones de euros, entre lo defraudado y la multa, y una pena de un año y 4 meses de cárcel.

Tanto él como su familia ya han cerrado página a este capítulo y todo parece indicar que van a continuar viviendo en la capital francesa porque no hay ningún rumor de que el futbolista pueda abandonar el PSG. Eso sí, Di María siempre lleva a su tierra consigo porque uno de los numerosos tatuajes que adornan su piel se lo hizo antes de fichar por el Benfica con seis amigos suyos de la infancia que tienen la misma frase que él lleva grabada en su antebrazo izquierdo: "Nacer en la Perdriel fue y será lo mejor que me haya pasado en la vida".