UN REGALO EMOCIONANTE

Jason Momoa construye una moto para sus hijos y cumple el sueño de su vida

El actor ha relatado a través de un mini-documental, estrenado el Día del Padre, la pasión que alimenta desde niño por las motocicletas.

Jason Momoa construye una moto para sus hijos y cumple el sueño de su vida

Tener de padre a Khal Drogo de 'Juego de Tronos' o al superhérore de 'Aquaman' da por sí mismo cierto estatus que no está al alcance de todos. Pero si bien los papeles ficticios más importantes de Jason Momoa han conseguido convertirle en todo un icono de Hollywood, el regalo que ha hecho el musculado intérprete a los hijos que comparte con Lisa Bonet sí que sobrepasaría de lejos las expectativas de cualquier niño.

Ver esta publicación en Instagram

OHANA I’m coming home the countdown begins #grateful #missmywife #missmybabies #finishstrong ON THE ROAM needs to GO HOME. ALOHA J.

Una publicación compartida de Jason Momoa (@prideofgypsies) el

Y es que el hawaiano ha decidido obsequiar a sus dos pequeños, Lola y Nakoa-Wolf, con una moto construida por él mismo, llevando a cabo así una ambición que el actor llevaba alimentando desde su más tierna infancia. El propio Momoa ha contado todo lo relativo a su amor por estas máquinas a través de una película corta dirigida por él mismo y que muy, convenientemente, ha estrenado en Youtube aprovechando el Día del Padre, que en los países anglosajones se celebraba ayer 16 de junio.

Se trata de una fecha que el actor califica de "una de sus favoritas del año", y desde luego, 'Where the wild stomp in', título del documental, deja constancia, al margen de su afición motera, de su empeño por ser una figura paterna a la altura. Momoa promocionaba así el film desde su cuenta de Instagram: "para mí, empezó de una forma muy sencilla", comenzaba el actor tras felicitar el Día del Padre, "un chico en una moto durante su primera vez atravesando el patio. Fue solo un momento en el tiempo, pero cambió algo dentro de mí, fue el momento en el que lo salvaje entró pisando fuerte".

Momoa relata en el documental, que empieza con unas bucólicas imágenes de él mismo en la moto final, llevando a sus hijos en el sidecar, que tenía solo 6 años cuando vio una moto por primera vez y que entonces le pareció "una bestia". Y solo un poco más tarde, tratando de ayudar un hombre a reparar su motocicleta, quedó plantada la semilla de su deseo por construirse una propia en un futuro.

Han tenido que pasar treinta años, como afirma el propio Momoa, para hacer realidad su anhelo infantil. Pero la espera bien parece haber merecido la pena si nos atenemos a las conmovedoras declaraciones que el actor hace en el documental: "Estoy enamorado. Soy un esposo y un padre y eso es el honor más grande de mi vida. Me ha llevado tres décadas el proceso, el sueño más largo al que me he aferrado. Y ahora, lo mejor es que puedo compartir este sueño con mis hijos y la gente que amo. Tengo 40 años y finalmente he construido una moto".

Desde luego, parece que la impresionante labor manual acometida por el intérprete ha supuesto también una experiencia vital de enorme relevancia para él, constituyendo además un tributo que le permita seguir reforzando el vínculo con sus descendientes: "lo mejor de todo es que mis niños han podido ver a su padre aprendiendo. La alegría de sus caras reflejaba mi propio recuerdo. El recuerdo de ese niño pequeño sobre la bici, atravesando el patio con una sonrisa tan grande que tenía que cerrar los ojos".

Momoa remataba sus sentidas palabras asegurando que "lo sentí cuando me pasó a mí, y ahora puedo verlo en el rostro de mis hijos". El actor ha asegurado que con este regalo quiere ofrecer "las mismas vivencias que tuve de niño a mis hijos, darles el viento, darles la libertad de conducir".

 Así, lo que Momoa ha contado que comenzó con una visita a la compañía Harley-Davidson para "presentar mis respetos" ha concluido con la moto manufacturada por el actor y una experiencia transcendente: "Hemos hecho una Harley, nuestras memorias están tejidas en el metal, pero esto es más que eso, ha llegado a ser una una reliquia de la familia Momoa. El legado es de Harley pero las memorias son nuestras".