'ONCE UPON A TIME IN HOLLYWOOD'

Brad Pitt y Leonardo DiCaprio hablan de las muertes de Brandon Lee y River Phoenix

Brad Pitt y Leonardo DiCaprio hablan de las muertes de Brandon Lee y River Phoenix

Getty

Las estrellas de la nueva película de Tarantino han compartido dos anécdotas inéditas que vivieron con los malogrados actores, fallecidos muy jóvenes.

'Once Upon a Time in Hollywood', el noveno film del cineasta Quentin Tarantino, se convirtió ayer en el absoluto protagonista de las proyecciones del Festival de Cannes. Y la esperadísima cinta cumplió con las expectativas, cosechando una ovación unánime del público y dejando a su paso una alfombra roja deslumbrante, en la que el icónico tándem de protagonistas formado por Leonardo DiCaprio y Brad Pitt en su primer trabajo juntos, previsiblemente, acaparó todas las miradas.

 Y en acompañamiento al estreno de la cinta, la revista 'Esquire' ha publicado una extensa entrevista con el director y los dos actores que permite adentrarse en la asociación creativa de semejante trío estelar. Pero más allá de las aportaciones relativas a la propia película, el reportaje dio también para que salieran a la luz dos episodios distintos de esa destructiva relación que siempre ha sedimentado Hollywood con algunas de sus estrellas más jóvenes. En esta ocasión, concretamente, las muertes de los tristemente célebres Brandon Lee (28 años), hijo de Bruce Lee, y de River Phoenix (23 años), el hermano de Joaquin Phoenix.

Hay que recordar que el nuevo film de Tarantino está ambientado en los terribles asesinatos cometidos por la secta de Charles Manson a finales de la década de los 60 en Los Ángeles, y que tuvieron entre sus víctimas a la promesa del celuloide Sharon Tate, que entonces contaba con 26 años y estaba embarazada de casi nueve meses (y que en la cinta de Tarantino interpreta Margot Robbie).

Y dado el argumento de 'Once Upon a Time in Hollywood', el entrevistador de 'Squire' quiso recordar que el propio Manson llegó a codearse con algunos nombres de la farándula cultural de la Meca del Cine, y preguntó a Leonardo DiCaprio y Brad Pitt por ese reverso más oscuro y maldito de la ciudad de Los Ángeles.

Brad Pitt y Brandon Lee

Pitt recordó su amistad con Brandon Lee, el hijo de Bruce Lee, que murió en 1993 por una terrible negligencia en el rodaje de 'El Cuervo', víctima de un disparo mortal efectuado con un arma que supuestamente era solo de fogueo. El ex marido de Angelina Jolie contó que entonces solían salir juntos y en una juerga de "borrachera y colocón", los dos acabaron a las seis de la mañana tirados en casa de Lee: "él procedió esa noche a decirme que pensaba que iba a morir joven como su padre. Yo lo achaqué a la típica conversación fumada de las seis de la madrugada. Pero el año siguiente estaba rodando 'El Cuervo'".

Brandon Lee en 'El Cuervo'

Leonardo DiCaprio y River Phoenix

Y tras esta revelación de Pitt, DiCaprio habló sobre otra experiencia similar, en su caso con la figura de River Phoenix, otro 'actor maldito' que murió el mismo año que Lee por una sobredosis frente al Viper Bar de West Hollywood y precisamente la misma noche que le conoció Dicaprio.

"Una noche, en una fiesta en Silver Lake, le vi subiendo unas escaleras. Era casi como algo que pudieras ver en 'Vértigo' (la célebre película de Hitchcock), porque había algo en su cara..., y yo nunca le había conocido, y siempre había querido hacerlo", manifestó DiCaprio, para pasar luego a detallar cómo quiso encontrar entre la multitud al que entonces era su ídolo juvenil, que "despareció en frente de mis ojos" porque iba ya en dirección al club en el que acabaría perdiendo la vida.

El actor River Phoenix

DiCaprio confesó además que más tarde él mismo llegó a hacer una prueba de casting para el papel que se había dado a Phoenix en 'Entrevista por el vampiro'. El rol se lo terminaría quedando el actor Christian Slater, pero curiosamente, la película acabó siendo coprotagonizada por Brad Pitt, en un extraño círculo de circunstancias aleatorias. Y ayer, mucho tiempo después de que Pitt y DiCaprio vivieran estas experiencias por separado, los dos las han puesto en común de forma completamente casual y coincidiendo con la primera ocasión en la que comparten pantalla.