EN UNA ENTREVISTA

Sara Sálamo responde a los ataques que ha recibido por el juego de Isco

Isco Alarcón besando en la mejilla a Sara Sálamo. Foto Instagram @sarasalamo

Foto Instagram @sarasalamo

La actriz se ha defendido de estas críticas y ha revelado otro lamentable episodio machista que sufrió al rodar su primer desnudo.

La actriz Sara Sálamo (27) está viviendo uno de los mejores momentos de su vida. A nivel personal, porque está esperando su primer hijo junto al futbolista Isco Alarcón (27) a pesar de que padece una enfermedad crónica llamada endometriosis que dificulta el embarazo. Y en el plano profesional, porque últimamente su carrera se ha disparado y este lunes, 6 de mayo, se estrena en Telecinco su último trabajo: la serie policíaca 'Brigada Costa del Sol' que protagoniza junto a Hugo Silva o Jesús Castro.

Durante la promoción de esta nueva ficción, la intérprete canaria ha concedido una entrevista a la revista 'ICON' en la que se ha sincerado hablando de su enfermedad, de aquellos que la culpan del bajo de rendimiento de su pareja con el Real Madrid y de su activismo feminista revelando además el episodio vejatorio que sufrió al rodar su primer desnudo.

"Pensaba que no iba a poder tener hijos"

Sara Sálamo no solo no ha tenido reparos en hablar de la endometriosis que padece, si no que ha aprovechado esta entrevista para darle visibilidad ya que no entiende que se hable tan poco de ella, especialmente en España, y de hecho la llaman la "enfermedad invisible".

Se calcula que la sufren una de cada diez mujeres y es una dolencia que la actriz ha explicado con estas palabras: "El endometrio es el tejido que recubre la cavidad del útero. Está en la pared interna del útero, pero no siempre. En ocasiones crece en lugares inusuales, como los ovarios, los intestinos, la vejiga e incluso el cerebro. El dolor físico es muy importante".

Ella sufre estos dolores y, de hecho, cuando tenía 21 años le sugirieron que se operase para calmarlos pero descartó esta posibilidad porque aumentaba el riesgo de esterilidad y porque también le obligaba a llevar una bolsa de orina el resto de su vida. A día de hoy, sigue teniendo dolores pero ha confesado que se siente afortunada porque "pensaba que no iba a poder tener hijos" y va a convertirse en madre este verano y, además, últimamente se encuentra mejor.

"He tenido épocas peores, pero estoy mejor. Por suerte ahora me condiciona la vida solo un 30 o un 40 %. Antes era más. Hay mujeres que directamente no pueden trabajar porque los dolores son insoportables, ha declarado Sálamo indicando además que su mejoría se produjo desde que cambió la alimentación y optó por ser vegetariana pero que no sabe si esto "se puede trasladar a otra persona con la misma enfermedad".

Denuncia el machismo del fútbol y se defiende de los que la atacan por el juego de Isco

Sara Sálamo está muy involucrada con la causa feminista y al hablar sobre los ataques que ha recibido por el bajo rendimiento de Isco con el Real Madrid ha dejado claro que para ella es un ejemplo claro de machismo:

"Yo no siento que cuando hago una secuencia mala digan que es por culpa de mi pareja… La responsabilidad es mía. En cambio, cuando pasa al revés con mi pareja, dicen: 'Hace mal su trabajo por…'. No me considero tan importante ¿sabes? No entiendo cómo incluso medios de comunicación se hacen eco de estas cosas. Es absurdo".

Además, la actriz también ha denunciado que el fútbol es un mundo que todavía tiene mucho terreno que avanzar con respecto al feminismo: "El fútbol está más atrasado en ese sentido. Y la pasión no es una justificación. La pasión la llevamos todos con las cosas que nos gustan, pero el autocontrol es algo inherente al ser humano. Podemos autocontrolarnos si queremos”

El trato vejatorio que sufrió al rodar su primer desnudo

Sara Sálamo no ha sido víctima de machismo por parte de los aficionados al fútbol, también lo ha sufrido en su carrera como demuestra este vejatorio episodio que vivió cuando tenía 18 años y daba sus primeros pasos como actriz.

Según ha contado a 'ICON', fue durante el rodaje de una película en el que tuvo que hacer su primer desnudo y lo grabó tres meses después de finalizarla "porque la cadena con la que trabajábamos quería otro final".

"Como estaba ya fuera del rodaje se contrató a otro equipo. Fue con gente que no conocía. Yo estaba desnuda completamente. Y los operarios de cámara fueron muy desagradables, haciendo gestos obscenos, catetos, muy vejatorios. En ese momento, con 18 años, no fui capaz de reaccionar. Simplemente me tape con las sábanas y me moría de vergüenza. Y el director me decía: 'Por qué te tapas. Esto no es lo que acordamos'. Yo no era capaz de desenvolverme bien en esa situación. Ahora, en base a experiencias, uno se va armando una coraza. Fue una experiencia muy fea porque te sientes totalmente vulnerable", ha confesado.

Sara Sálamo también ha reconocido que ese día lloró mucho pero que, afortunadamente, ha conseguido borrar aquellas caras de su memoria.