Boxeo

La reportera asegura que el boxeador intentó más tras el polémico beso

Jenny Sushe desmiente las justificaciones de Pulev y ha emprendido la vía legal para que se suspenda la licencia del púgil búlgaro.

A principios de semana se hizo viral la entrevista de una reportera a un boxeador después del combate en la que, tras varias preguntas sobre la pelea, el púgil le plantó un beso en la boca sin venir a cuento que indignó a miles de usuarios en las redes sociales. Kubrat Pulev, de origen búlgaro, respondió a las cuestiones de Jenny Sushe antes de abalanzarse sobre ella, que se quedó de piedra y tan solo mostró a cámara una sonrisa incómoda. Ya en redes sociales calificó el acto de "extraño" y un poco "embarazoso".

Horas después, el boxeador quiso justificar su acto alegando que "en realidad con ella tengo una amistad y por eso la besé". Además, añadió que "esa misma noche, ella se unió a mis otros amigos en la fiesta por la victoria en el combate". "Se trató de un beso amistoso fruto de la emoción que sentía después de haber ganado el combate. Nos conocemos, es amiga mía y estuvo con nosotros antes y después de la pelea", aseguró.

Sin embargo, el portal estadounidense TMZ informa en exclusiva de que Jenny Sushe ha contratado los servicios de la prestigiosa abogada Gloria Allred, declarada feminista y experta en representar a mujeres en casos de suma importancia entre la opinión pública de Estados Unidos. Junto a ella, se ha dirigido a los medios de comunicación para afirmar que el boxeador no solo la besó sin su consentimiento como se ve en las imágenes, sino que además buscó a tientas su trasero después de la entrevista.

Del mismo modo, asegura que una finalizado el desagradable momento, el púgil búlgaro le pidió que eliminara esa parte de la entrevista porque sabía que iba a tener una enorme repercusión mediática. Ante estos hechos, han enviado una carta a la Comisión Atlética del Estado de California para que se inicie una investigación inmediata y "que se suspenda la licencia de boxeo del señor Pulev", expresó Allred.

Así, Jenny Sushe no solo ha desmentido las alegaciones que presentaba como defensa el boxeador sino que además ha anunciado que tomará medidas legales para que no pueda volver a pelear e incluso sea denunciado por su delictivo comportamiento. Ya el periódico para el que trabaja la reportera, Vegas Sports Daily, había publicado un comunicado en el que entendían que el beso era "completamente injustificable". "Queremos dejar claro que las mujeres deben sentirse seguras y cómodas para ejercer las obligaciones de su trabajo, libres de abusos y acoso", señaló el medio.