Nueva vida

Andrés Iniesta detalla las diferencias entre su vida en Japón y en Barcelona

Andrés Iniesta detalla las diferencias entre su vida en Japón y en Barcelona

El de Fuentealbilla explica las diferencias que existen entre la vida en el país nipón respecto a Barcelona y cómo se ha tenido que adaptar.

Andrés Iniesta decidió el pasado verano emprender una nueva aventura y mudarse junto a su familia a la otra punta del mundo, a Japón, para continuar con su exitosa carrera futbolística. Es bien sabido que la cultura japonesa es muy diferente a la española, pero qué mejor que uno que ha vivido en ambas para destacar las grandes diferencias entre una y otra.

El de Fuentealbilla lleva ya varios meses en el país del sol naciente, pero una de las cosas que más le está costando es el idioma. Y es lógico, porque ni los caracteres son iguales, ni siquiera la gramática. "Recibimos con Anna (su pareja) un profesor particular cada dos días aproximadamente", desvela para El País. Aunque no entenderlo mucho también tiene su parte positiva, porque "si dicen algo malo de ti no te enteras porque está en japonés".

Ver esta publicación en Instagram

Disfrutando Kobe @annaortiz34 ... ❤❤❤ Enjoying Kobe ❤️❤️❤️

Una publicación compartida de Andres Iniesta (@andresiniesta8) el

En el Vissel Kobe no tiene problema porque se hablan muchos idiomas: "Hablamos japonés, español, inglés, frances... todos sabemos un poco de todo. Es un popurrí". Y por si acaso, y para dar alguna charla en el vestuario, "tengo un traductor todo el rato". En el equipo cuenta además con Juanma Lillo, el fisioterapeuta Emili Ricart y a partir de ahora el último fichaje, David Villa. "Tener gente que conoces al lado ayuda. Es importante. Estás muy lejos", destaca.

La educación y la sociedad

"El contacto con los aficionados es distinto", reconoce para el mismo medio, pues a pesar de que la gente le mira por su gran fama, no se echan sobre él como le ha ocurrido en otras partes del mundo. "En Japón mantienen cierta distancia, mientras que en España es quizás más pasional. Allí no te interrumpen cuando realizas una actividad o conversas con alguien". Eso sí, "te giras y puedes ver 20 personas que te siguen", comenta.

¿Cómo ven el fútbol en Japón?

"Del país sorprende todo. La forma de ser y actuar de la gente. Lo primero de que te das cuenta es la paz que transmite la sociedad. Es que puede haber mucha gente, pero no tienes la sensación de que haya aglomeraciones. Los niños van solos, los coches no pitan, no se estresan, son puntuales... Si el tren bala tiene que llegar a las 6.22, llega a las 6.22", relata mientras puntualiza que no quiere decir que Barcelona sea agitada, pero que la vida en Japón es más sosegada.

Esa tranquilidad a la hora de tomarse las cosas también la utilizan para el fútbol. Andrés Iniesta se llevó una enorme sorpresa cuando el equipo cosechó siete derrotas en ocho partidos que le pusieron al borde del precipicio: "¡Yo me quería morir!" Sin embargo, sus compañeros no sentían tal frustación gracias a que no se causa tanto revuelo en los medios de comunicación. "La impresión es que ellos piensan: 'Ya está, hemos perdido. No podemos hacer nada más'. Es como si pasaran página, y no te acabas de acostumbrar. Es diferente", detalla.

Nuevos hábitos para la comida

Además de introducir en su dieta el sushi ha incluido los soba y los ramen, aunque confiesa que no se le da muy allá eso de prepararlos: "Hice dos cursos, dos aproximaciones, pero...". Lo que sí tuvo que hacer fue adelantar las horas de las comidas. "Es que todo se adelanta. El desayuno, la cena... Todo es más temprano", confiesa. Eso le impide en muchas ocasiones ver los partidos del Barcelona, pero al levantarse enseguida busca el resultado. El encuentro que no se perdió fue el Clásico: "Vi el partido contra el Madrid. Se jugó temprano: en casa eran las 00.45 y aguanté".