HOY NO LO HARÍA

Jessica Alba se arrepiente de sus tatuajes

La actriz reconoce que no debería haberse tatuado y confiesa el uso excesivo de maquillaje que utilizaba en su juventud.

Jessica Alba se arrepiente de sus tatuajes
Jon Kopaloff FilmMagic

La adolescencia no pasa sin dejar secuelas. Bien sea un estilismo que hoy nos horrorizaría, un corte de pelo que desafía nuestra etiqueta o un pearcing en un lugar prohibitivo, todo ser humano guarda algún error de juventud. De ello tampoco se libran las celebrities. Jessica Alba, a sus 35 años, ha confesado estar arrepentida de sus tatuajes.

"Tengo unos cuantos tatuajes. Ya no me gustan tanto como lo hacían antes. No vas a estar nunca igual emocional y mentalmente que a los 18, los 20, 25 o 30 años", ha explicado Alba a la revista Allure, a la que ha confesado que "algo que tiene mucho significado para ti cuando eres más joven va a dejar de tenerlo a los cinco años".

La actriz lleva tatuada una inscripción en la muñeca izquierda, unas flores sobre su nuca o un lazo encima de su trasero.

Alba, que se encuentra promocionando la película Mechanic: Resurrection en la que comparte protagonismo con Jason Statham, tampoco ha querido dejar pasar otros errores de su juventud y ha decidido poner todas las cartas sobre la mesa. "Cuando era adolescente llevaba mucho maquillaje. Llevaba toda la cara pintada y debería haber usado menos. Solía utilizar una barra de base de maquillaje y me la ponía por toda la cara. Solían aparecer grietas que cubría con más maquillaje", recordaba la actriz en una entrevista en la que también reconoció haber usado falso bronceado.