PARECEN REALES

Datch Waifu, la muñeca sexual de moda en Japón

Cuestan unos 4.000 euros y son de silicona, látex y vinilo. Dicen sus compradores que las usan para evitar enfermedades de transmisión sexual.

Datch Waifu, la muñeca sexual de moda en Japón

De silicona, látex y vinilo, así es Datch Waifu, la muñeca sexual que triunfa en Japón. Con articulaciones, un esqueleto metálico y pelo natural, cada muñeca es única, no existen dos iguales en el mercado y, a simple vista, parece una persona real.

Cada comprador puede elegir las características físicas de su muñeca: altura, pecho, color de pelo e incluso la expresión de su cara. También tienen un sensor de movimientos y pueden darle voz con las frases que el cliente haya seleccionado previamente. Como si de una Barbie se tratase, Datch Wifu, posee una extensa línea de complementos, como maquillaje o ropa a gusto del comprador.

Datch Waifu (YouTube)

 

Aunque llevan más de 10 años en el mercado, sus ventas se han disparado en los últimos meses en el mercado japonés, para evitar, dicen los compradores, la transmisión de enfermedades sexuales. Con precios que están en torno a los 4.000 euros, en el caso de las más evolucionadas, algunos propietarios llegan a coleccionarlas y cuidarlas como si fueran personas reales.

Datch Waifu (YouTube)

 

También está ya disponible la versión masculina, “Datch Husbands”, aunque, al parecer, no disfruta del éxito de “Datch Waifu”. Ambas, eso sí, tienen garantía de por vida.

Datch Husband (YouTube)