NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

WIMBLEDON

“¡Eres un completo idiota! Dejad de llamarme”: el origen del mal

Kyrgios, en rueda de prensa, responde a las acusaciones de Tsitsipas, que tachó al australiano de “matón”. Es un episodio más dentro de su compleja relación.

Actualizado a

La guerra siguió fuera de las pistas. El partido entre Nick Kyrgios y Stefanos Tsitsipas prometía emociones fuertes y las dio. Dos jugadores capaces de lo mejor y de lo peor que, muchas veces, ofuscan lo primero debido a lo segundo. No era la primera vez y, seguramente, no será la última. Sí fue, sin embargo, la más esperpéntica de todas. Hasta el punto que, tras el encuentro, y pese al saludo final entre australiano y griego, ilusorio signo de paz, el intercambio de improperios continuó en rueda de prensa. Tsitsipas disparó primero y Nick respondió. “No me gusta la gente que menosprecia a los demás. Tiene algunos rasgos buenos en su carácter, pero también tiene un lado muy malvado que, si sale a la luz, puede hacer mucho daño a la gente que le rodea”, aseguró el heleno, que no dudó en tachar al oceánico de “matón”.

Los dos tenistas, pese a lo visto ayer en el All England Club, se conocen bien. En ciertos momentos, hasta habían llegado a tener una relación estrecha. En 2019, decidieron formar pareja de dobles en Washington y, desde entonces, pese a varias escenas controvertidas, habían aparentado buen rollo, cierto colegueo. Ayer, todo quedó atrás y Kyrgios no dudó en responder a Tsitsipas igualando la dureza de sus palabras. “Hoy, el circo fue él, tiene problemas serios”, aseguró el australiano, que se defendió de las acusaciones lanzadas minutos antes en la sala de prensa. “Soy bueno en el vestuario, tengo muchos amigos. De hecho, soy uno de los más queridos... y a él no le gusta. Dejemos eso ahí. Él no es querido”, argumentó para deshacerse de la etiqueta de “matón”.

Durante el partido, los momentos de más tensión se vivieron cuando Tsitsipas, que llegó a golpear, de forma involuntaria pero inconsciente, a un aficionado con la bola, buscó directamente a Kyrgios con otro pelotazo. Acto seguido, el australiano respondía celebrando con una reverencia un punto ganado con suerte, tras tocar en la red. No estoy seguro de cómo le intimidé. Fue él quien me golpeó con la bola, fue él quien golpeó a un espectador, fue él quien la sacó de la pista. Hoy no falté el respecto a Stefanos, no había ira hacia él, no le estaba dando bolazos en la cara...”, se excusaba Nick al respecto, tratando de trasladar la consideración de “matón” al otro lado de la pista.

Suma y sigue

En 2020, por el 25º cumpleaños de Kyrgios, Tsitsipas publicó el número de teléfono del australiano en redes sociales, a modo de broma pesada. “¡Eres un completo idiota! Dejad de llamarme”, le respondía el australiano. Una muestra de su indescifrable relación, que ya venía caliente desde Halle. En Alemania, Nick se impuso a Stefanos tras romper una raqueta y cargar, incluso, contra Nadal, argumentando el trato peyorativo que, según él, los árbitros tienen hacia su persona. En Wimbledon lo volvió a remarcar y, además, le recordó a Tsitsipas la reciente derrota. “Obviamente, cuando empiezas a perder y a perder contra mí, te enfadas. Yo también estaría bastante molesto si perdiera contra alguien dos semanas seguidas. Tal vez debería descubrir cómo ganarme”, cerraba Kyrgios, de forma burlesca. Continuará.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?