NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA
1
2
3
Stefanos Tsitsipas
6
2
-
Borna Coric
7
6
-

TENIS | MASTERS 1.000 CINCINNATI

Coric renace con un gran título

El croata, que estuvo un año sin jugar por lesión, gana a Tsitsipas y es el campeón de Masters 1.000 con peor ranking (152º) de siempre. Sube 123 puestos.

Actualizado a

Las horas de rehabilitación, de entrenamientos y gimnasio para volver a competir después de un año sin jugar por una operación de hombro, le han merecido la pena a Borna Coric. El croata, de 25 años, que estuvo fuera de las pistas entre su participación en Róterdam en 2021 y su reaparición en Indian Wells 2022, se convirtió este domingo en Cincinnati en el campeón de un Masters 1.000 con peor ranking (152º) de la historia, con otro triunfo de prestigio ante el número cinco, Stefanos Tsitsipas: 7-6 (0) y 6-2 en 1h57. Porque venía de ganar a Rafa Nadal (3º), después de eliminar a Lorenzo Musetti (33º), y luego apeó a Roberto Bautista (19º), Felix Auger-Aliassime (9º) y Cameron Norrie (11º) antes de poder también con el griego, que reconoció la superioridad de Coric: “Me has pateado el culo en nuestros dos últimos enfrentamientos”, dijo en la entrega de trofeos. “No estaba preparado para dar este discurso hace unos días, porque pensé que iba a perder en primera ronda. Y estoy feliz, porque no me gustaba verlo (el torneo) por televisión”, reconoció el de Zagreb.

Hasta ahora, el récord cosechado por Re-Borna (como le ha apodado la ATP haciendo un juego de palabras con reborn (renacido)) le correspondía a un español, Roberto Carretero, que era el 143º cuando ganó en Hamburgo en 1996. También se lo quita, pero en Cincinnati, a Carlos Moyá, que ‘campeonó’ en 2002 como número 17. Y hablando de la clasificación, Coric sube 123 puesto con este gran triunfo y pasa al 29. Estuvo en el 12 en 2018, pero una lesión en el hombro truncó su progresión y en 2021 decidió pasar por el quirófano. Lo había hecho en 2016, pero para ser intervenido de una rodilla. Todo eso ha quedado atrás tras su último partido.

Lo empezó cómodo, certero Tsitsipas, se diría que apabullando a Coric, todo un experto en encontrar la forma de destruir el juego de sus rivales. Lo hizo contra Nadal en segunda ronda y ante Norrie en las semifinales. Sin prisa ni agobio, el balcánico recuperó el terreno perdido y aguantó después la presión del heleno para terminar de establecerse en el partido. De esa manera, y tras amenazar con un segundo break, barrió en el desempate con un 7-0 que se ve muy pocas veces, casi todo por méritos propios, si se exceptúa una doble falta de Stefanos.

Dueño del segundo set

En la segunda manga, Tsitsipas gastó su penúltimo intento de reacción en el primer juego. Se le escapó un 0-40 y a partir de ahí, el jefe fue Coric, que pudo romper en el 2-2 y lo hizo después para ponerse con 4-2 y servicio. Su oponente, muy estático, no supo contrarrestar la dictadura que impuso Borna, con su muy efectivo revés y gracias a un desempeño casi impecable al saque. Así mantuvo su ventaja, con alguna dificultad para consolidar el break, hasta la conclusión gloriosa con otra rotura, que aceleró la consecución de un título que puede darle un nuevo rumbo a su siempre prometedora carrera.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?