NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

TENIS

Un día para el recuerdo

Carlos Alcaraz y Rafa Nadal ocupan desde este lunes los números uno y dos de la ATP. Es el primer doblete español en la cima del ranking de la historia.

Actualizado a
Un día  para el recuerdo
CHEMA DÍAZDIARIO AS

Desde hoy, la bandera española ondea en la cima del ranking ATP por partida doble. En el número uno, de El Palmar, a sus 19 años el monarca más joven de la historia del circuito, Carlos Alcaraz; en el dos, de Manacor, 36 años de leyenda, Rafael Nadal.

El ascenso al primer puesto de Carlitos (6.740 puntos), consumado en un US Open en el que también estrenó su palmarés de Grand Slams, se ha juntado con la eliminación de Casper Ruud el pasado viernes en cuartos de Seúl, que descolgó al noruego a la tercera plaza y propulsó a Rafa (5.810 puntos) a la segunda, para fabricar un nuevo hito del tenis nacional. Nunca antes dos jugadores españoles habían coincidido en los dos primeros cajones del podio mundial. Los últimos en hacerlo fueron los estadounidenses Pete Sampras y Andre Agassi, en cabeza durante tres semanas del año 2000.

Desde entonces no se producía un doblete que sí ha sido mucho más frecuente entre ATP y WTA. El caso más reciente data de 2017 y también tuvo protagonistas españoles: Rafa Nadal y Garbiñe Muguruza, primeras raquetas de sus respectivos circuitos simultáneamente desde el 11 de septiembre hasta el 2 de octubre de 2017, cuando Garbiñe cedió su posición en favor de Simona Halep. Antes de ellos solo dos países, Estados Unidos y Alemania, habían ostentado la primacía en ambos sexos al mismo tiempo.

El primero, en más de una ocasión, primero con Jimmy Connors y Chris Evert y después con Connors y Martina Navratilova, con John McEnroe y Tracy Austin, con Monica Seles y Andre Agassi, con Lindsey Davenport y Pete Sampras o con Serene Williams y Agassi. El dominio alemán de finales de los 80 y principios de los 90 lo escenificaron Steffi Graff y Boris Becker, que se juntaron en lo más alto durante buena parte de 1991.

España ya entró en ese selectísimo club y ahora celebra esta nueva efeméride que hace no mucho, cuando preocupaba la ausencia de una figura top que relevara a Nadal en la pelea por estas cotas, nadie habría vaticinado. La irrupción de Alcaraz, el cuarto número uno de la historia del tenis nacional (el sexto incluyendo a Arantxa Sánchez Vicario y Garbiñe Muguruza, las dos españolas que han comandado alguna vez la WTA) tras Nadal, Ferrero y Moyá, que aunque coincidieron en activo (también con Corretja, que tuvo en el dos su tope) nunca lo hicieron en las dos posiciones más altas del ranking, lo ha cambiado todo.

Ahora España, además de la pléyade de grandes competidores que de un tiempo a esta parte acostumbra a tener en el top-100 de hombres y mujeres, vuelve a contar con dos bazas en la élite de la élite. Maestro y aprendiz se dan un abrazo histórico en lo más alto.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?