NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

TENIS | BUENOS AIRES

Moutet monta un show: bebe Pepsi, discute con el público, rechaza al fisio...

El francés, que tiene un feo historial de incidentes en partidos, tuvo un comportamiento bochornoso durante su partido de la fase previa ante el argentino Navone.

Actualizado a
Moutet monta un show: bebe Pepsi, discute con el público, rechaza al fisio...

Corentin Moutet, un tenista muy peculiar, montó un número bochornoso el sábado durante su partido de la primera ronda de la fase previa del Argentina Open. El francés de 24 años y 142º del mundo no dejó indiferentes a los espectadores que animaban, con su habitual entusiasmo, a su paisano Mario Navone. Hacía calor en Buenos Aires y a Moutet no se le ocurrió otra cosa mejor que pedir una botella de dos litros de Pepsi y empezar a bebérsela durante el descanso entre sets de un encuentro en el que perdió por 5-7, 6-2 y 6-2 en 2h53.

Pero esa no fue su única extravagancia o comportamiento peculiar y, por momentos, maleducado del bueno de Corentin. Según el periodista de La Nación Sebastián Torok, el jugador galo discutió con el público y rechazó ser atendido por el fisio del torneo tras haber pedido él mismo su asistencia. Antes había saludado al respetable y posado con la Pepsi en las manos. Durante el juego, hizo varios saques por abajo y golpeó la bola con intencionada desgana cuando vio que la victoria se le escapaba.

Historial polémico

En octubre de 2022, Moutet tuvo un cruce de cables en el Challenger de Orleans contra el búlgaro Adrian Andreev, con quien se enzarzó al terminar el partido. “Me amenazó y me pidió que le esperara al salir, lo cual obviamente hice. Tuve problemas para encontrarlo durante 10 minutos. De hecho, fue escondido por seis personas de seguridad”, detalló. “Cuando un jugador me dice ‘jódete’ dos veces, mirándome a los ojos, no puedo evitar hacerle entender a mi manera que es algo que no puede ocurrir. Si aplaudiste a este jugador al final del partido, es porque su comportamiento es algo aceptable para ti. Para mí, no lo es”, explicó Corentin, que hizo sus pinitos como rapero. “No quiero pedir disculpas por lo que sucedió al final del partido”, concluyó entonces.

“Cometí un error (en Orleans). Durante toda mi carrera me ha gustado aprender de ellos y hacer de mí un mejor jugador, una mejor persona. Sabes, sin esos errores, sin los partidos que perdí por un fallo, no sería el jugador que soy hoy. Sufrí mucho por eso, porque es difícil ver tu nombre involucrado en algo negativo, especialmente para tu familia (...). Puedo aprender de este error y la próxima vez, no cometer el mismo, aunque cometa algún otro. Y aprenderé”, comentó en una entrevista durante un acto en Marbella para un grupo reducido de medios españoles, entre ellos AS. Al parecer, su propósito de enmienda hace aguas a la par que malgasta su talento.

En otro orden de cosas, la primera jornada de la previa de Buenos Aires no fue buena para los españoles. Jaume Munar perdió contra el local Camilo Ugo Carabelli (6-2 y 7-6 (4)) y Albert Ramos cayó ante el brasileño Felipe Meligeni Alves (6-1 y 6-4). Después de estas derrotas, en el cuadro principal solo habrá tres tenistas de la Armada, Carlos Alcaraz, vigente campeón y exento de la primera ronda, que se enfrentará el próximo jueves en la segunda al peruano Juan Pablo Varillas o a un qualifier; Roberto Carballés, que debutará el lunes frente al argentino Tomás Martín Etcheverry, y Bernabé Zapata, que se las verá con otro jugador del país anfitrión, Sebastián Báez.