MASTERS 1.000 | ROMA

Rafa Nadal genera dudas, pero no se rinde todavía: "Voy a luchar"

El balear expresa su inquietud tras caer en Roma con dolor en el pie izquierdo: "Algún día mi cabecita dirá basta". Pero promete que peleará por triunfar en París.

0
ROME, ITALY - MAY 12:  Rafael Nadal of Spain reacts in his 3rd round match against Denis Shapovalov of Canada on day five of Internazionali BNL D'Italia at Foro Italico on May 12, 2022 in Rome, Italy. (Photo by Julian Finney/Getty Images)
Julian Finney Getty Images

Después de un inicio de temporada de ensueño, con tres títulos (Melbourne, Open de Australia y Acapulco) y una racha de 20 victorias consecutivas que paró abruptamente en la final de Indian Wells ante Taylor Fritz, las lesiones han vuelto a atormentar a Rafa Nadal. Aquella derrota, el 20 de marzo, aconteció por culpa de una lesión costal que le apartó de las pistas hasta el Mutua Madrid Open. En el torneo de la capital cayó en cuartos ante el pujante Carlos Alcaraz, a la postre campeón, y el jueves, en octavos del Masters 1.000 de Roma, el balear no pudo competir en el tercer set contra Denis Shapovalov debido a la lesión crónica en el pie izquierdo que sufre desde los inicios de su carrera.

El plan de Nadal pasa aún por acudir a París para intentar ganar su 14º Roland Garros. Viajará el próximo miércoles después de tomarse un descanso y conversar largo y tendido con su equipo y con su médico, el doctor Ángel Ruiz Cotorro (formará parte de la expedición), para trazar la mejor estrategia posible con la que encarar el mayúsculo reto que le espera en el Bosque de Bolonia. Ya lo ha hecho muchas veces con éxito, pero los reveses en forma de dolencias empiezan a pasarle factura a su indomable ánimo.

"¿Si voy a ir a Roland Garros? No estoy lesionado. Soy un jugador que vive con una lesión constante. Ese es mi día a día. Es difícil, la verdad... y claro que a veces me cuesta aceptarlo. Volví a tener mucho dolor en el pie y ya está, pero aún queda tiempo. Sí, puede ser frustrante que muchos días no pueda jugar de la manera adecuada", dijo en la rueda de prensa posterior a su derrota en el Foro Itálico, antes de generar dudas importantes sobre su futuro en el circuito mundial de tenis. "Tengo lo que tengo. Me voy a levantar fatal, porque no me voy a tomar antiinflamatorios. Vivo con montones de ellos diarios para darme opciones de poder entrenarme. Si no, no entreno. Si no tomo ninguno, pues voy cojo... Si estoy dos meses sin jugar, llega un momento que sin antiinflamatorios dejo de cojear. Pero cuando vuelvo se hace complicado el tema. Hasta que aguante y mi cabeza me permita asumir el reto de aceptar que los días son así... Habrá un momento dado en el que supongo que mi cabecita me dirá basta, porque no se puede vivir continuamente con un dolor que me quita la felicidad. No solo por el tenis, por mi vida".

Múltiples lesiones

Además del pie izquierdo y las costillas, que se fracturó por primera vez en 2004, antes de que se le inflamara en 2005, Nadal ha padecido dolencias en el codo derecho, hombro y brazo izquierdo, ambas rodillas, tendón rotuliano derecho, tendones peroneos, muñeca derecha, psoas iliaco, zona abdominal y espalda. En total, más de cuatro años de baja en una carrera de 20 que arrancó en 2002. Pese a ese hándicap y al de compartir época con Federer, Djokovic y Murray, acumula 91 títulos, 21 de ellos de Grand Slams, y varios récords.

"Sólo queda aceptarlo y luchar. El dolor no viene por ningún movimiento. Está ahí todo el tiempo. A veces más, a veces menos. Lo negativo y lo más difícil para mí es que empezaba a sentir que jugaba mucho mejor. El objetivo sigue siendo el mismo. Voy a seguir soñando con eso y a pelear por la opción de un éxito en París. Por actitud no va a quedar", dijo Rafa, que se aferrará, una vez más, a su historia (véase lo que hizo en el Open de Australia), a su leyenda.