COPA DAVIS | FINALES

La polémica de Medvedev que encendió al Madrid Arena

El número uno ruso, Daniil Medvedev, explicó en rueda de prensa su controvertida celebración. "Cristiano celebraba así y por eso quise hacerlo", señaló.

0
Celebración de Medvedev tras vencer en su partido de la Copa Davis ante Alemania.
AFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

El jugador estrella del combinado de Rusia en la Copa Davis y también número dos del ránking ATP, Daniil Medvedev, volvió a posicionarse en el centro de la polémica.

Tras vencer al germano Struf y conseguir el definitivo punto para meter a Rusia en la final, el tenista moscovita celebró su victoria de una manera particular. Primero, señaló a la pista dura del Madrid Arena para hacerse notar y, posteriormente, se dirigió a la grada para pedir calma. Ante esto, el público no dudó en abuchear al tenista.

"Después del partido, cuando celebro me gusta hacer algo divertido. En nuestro equipo lo gracioso es que cuando jugamos a las cartas alguien gana y se dice, calma, calma. Cuando Cristiano jugaba en el Real Madrid hacía esto, lo celebraba así muchas veces. Por eso decidí hacerlo. Sentí que era divertido, pero puede que fuera una mala decisión", se excusó el ruso.

También, manifestó que no lo tenía planeado: "Es algo que no hago a propósito. Todo lo que hago, más en la cancha, son puras emociones. En la vida soy más tranquilo. En la pista hay mucha adrenalina. Odio perder. Hay menos tiempo para parar y pensar y voy con las emociones a tope. A veces no es bueno. Es mucha adrenalina y todo lo que hago, bueno o malo es real. A la gente debería gustarle".

El moscovita volvió a recalcar que no lo hizo aposta, aunque no perdió la oportunidad para justificarse de nuevo. "No provoco al público a propósito. Pero cuando juegas un partido estás solo y hay 20.000 personas que te ven. A veces en tu contra, a veces la mitad. Si lo hago no es para ponerles en contra. Es algo que siento en ese momento. Se ve en cualquier deporte", agregó.

Otro dardo envenenado

No solo con la tan comentada celebración, el tenista ruso habló nada más finalizar su partido y mandó otro recado a la afición española.

"Estoy muy contento por el equipo y estar en la final. Han sido dos semanas alucinantes para nosotros, y vencer a España fue lo más destacado. Pienso que ganar a España en Madrid ha sido, para todos nosotros, un momento muy feliz, que celebramos en el vestuario. Es ganar a los favoritos de casa. Fue un sentimiento muy bueno y estoy realmete feliz por ello", declaró.