WTA 1.000 ROMA

Swiatek y Pliskova, las dos caras de la batalla de Roma

La polaca y la checa mostraron dos versiones muy distintas en la final del WTA 1.000 de Roma, donde Swiatek se llevó el título con un contundente marcador por un doble 6-0.

Karolina Pliskova e Iga Swiatek posan con sus trofeos de finalista y campeona tras la final del WTA 1.000 de Roma 2021.
FILIPPO MONTEFORTE AFP

La final del WTA 1.000 de Roma entre Iga Swiatek y Karolina Pliskova ya forma parte de la historia del tenis por lo abultado del resultado logrado por la tenista polaca, que se llevó el título por un doble 6-0 en menos de una hora de partido. Un encuentro que nos dejó las dos caras más contrapuestas del tenis: la de la alegría por conseguir el título a un grandísimo nivel y la de durísima derrota que sufrió Pliskova, una de las peores de su carrera.

En la rueda de prensa posterior al partido Swiatek destacó que le ayudó el hecho de haber jugado dos partidos el sábado, lo que hizo que llegara con más ritmo al partido pese a su dubitativo inicio en el torneo. "Ganar aquí ha sido algo muy grande para mí. Al principio jugué partidos donde lo pasé muy mal pero a medida que avanzaba el torneo me he ido sintiendo mejor y sabía que podía hacerlo bien. Tengo un gran equipo a mi lado que me dijo que no me preocupase y me evadiese de todo. El jugar dos partidos el sábado me ayudó. Estaba cansada pero tenía mucho ritmo y lo demostré ante Pliskova".

Swiatek también confesó que no hizo caso en ningún momento al marcador y que afrontaba cada juego como si fueran empate. De hecho, le preguntó a su entrenador por el marcador al término del partido. "No sé qué dijo Karolina sobre su nivel hoy, pero creo que al principio estuvo nerviosa y por eso gané tantos puntos de forma rápida. No es fácil ganar el primer set por 6-0 porque sientes que tu rival puede despertar. Durante cada descanso me decía que tenía el partido empatado para no bajar mi nivel. Fue un poco divertido porque al final del partido tuve que preguntarle a mi entrenador cuál fue el marcador. Mentalmente he estado muy bien".

Por su parte Pliskova se mostró muy abatida tras lo sucedido en el partido y destacó el mérito de Swiatek a la hora de afrontar el partido. "No ha sido mi día. Iga jugó a un gran nivel y yo estuve lejísimos de mi mejor tenis. He estado fatal. Ella ha hecho un gran partido, ha jugado muy rápido y mereció ganar. Es duro perder una final en 50 minutos pero no debo pensar más en esto. Swiatek ha jugado muy bien en tierra batida el año pasado e incluso ganó Roland Garros. No tengo nada más que decir sobre el partido".

Pliskova confesó que ahora mismo le cuesta sacar algo positivo de un partido que quiere olvidar lo antes posible para centrarse en su siguiente gran desafío, Roland Garros. "Es muy difícil ser positiva ahora, pero creo que 46 minutos malos no echan por tierra una gran semana de trabajo. Quiero olvidar este partido lo antes posible. He tenido grandes momentos y he ganado a grandes jugadoras aquí, la lluvia hizo que hubiera retrasos y he estado un poco cansada, pero no me vale como excusa. Ahora pararé y miraré a París".