WTA 1.000 ROMA

Swiatek, campeona con la mayor paliza en una final WTA 1.000

La polaca de 19 años venció a la checa Pliskova, ganadora en 2019 y finalista en 2020, con un doble rosco inédito en las 52 anteriores ediciones del torneo.

Swiatek, campeona con la mayor paliza en una final WTA 1.000
WTA

Karolina Pliskova, que tenía muy buenos recuerdos de sus actuaciones en Roma, donde fue campeona en 2019 y finalista en 2020, tendrá que vivir desde este domingo con una memoria muy negativa sobre este WTA 1.000 después de perder por un doble 6-0 en la final contra Iga Swiatek. La polaca de 19 años, ganadora el año pasado en Roland Garros, le endosó dos roscos a la checa de 29. Un marcador que no se había dado nunca en el partido por el título de las 52 ediciones anteriores del torneo ni en ninguna otra final de esa categoría (desde 1988). Si había sucedido en Grand Slams en un par de ocasiones: en Wimbledon 1911 cuando la británica Dorothea Douglas ganó con dos 6-0 a su compatriota Dora Boothby; y en Roland Garros 1988 cuando la alemana Steffi Graf venció con el mismo marcador a la soviética Natalia Zvereva en 40 minutos. En torneos menores, se dio este resultado desde 2000 en 2006 (Quebec, Bartoli ganó a Puchova), 2013 (Sídney, Radwanska a Cibulkova) y 2016 (Bucarest, Halep a Sevastova).

Para colmo, parte del público silbó a la derrotada por su lamentable actuación en los 46 minutos que duró el encuentro. Un bochorno impropio de una profesional en un evento de bastante importancia. “Hay días en los que no te sale nada, y este intentaré olvidarlo rápidamente”, dijo Karolina. Al menos, su nombre estará en el libro de récords.

En el primer set, Pliskova ganó solo cuatro puntos, quizá el peor registro de su carrera. En el segundo sumó nueve para un infame total de 13, la menor cantidad de siempre en torneos de WTA 500 para arriba. Swiatek no hizo nada del otro mundo, más allá de fallar muy poco (cinco errores no forzados), pero más que por su precisión porque su rival no le apretó en ningún momento y falló casi cinco veces más que ella (23). Estaba tan concentrada y advertida de no fiarse para nada de Pliskova que confesó después que no sabía ni siquiera que había ganado por 6-0 y 6-0.

Valor de futuro

No sería justo que el triste desempeño de Pliskova escondiera la brillante progresión de Swiatek, que gana el tercer título de su carrera, segundo del año tras Adelaida y es una de las jóvenes tenistas llamadas a hacer grandes cosas en el circuito. De momento, ya es top-10, décima por delante de Garbiñe Muguruza. Para llegar a la final, ganó antes a Riske, Keys, Krejcikova (contra quien salvó puntos de partido), Svitolina y Gauff, rivales de entidad. En París partirá claramente como favorita. “Estoy muy emocionada, porque al principio del torneo no hubiera imaginado que llegaría hasta aquí tras una semana en la que salvé puntos de set y de partido…”, explicó Iga al borde del llanto, y como la niña que aún es se acordó de su gata: “No está aquí y he pensado cada día en ella”.

Resultados WTA 1.000 Roma.