MUTUA MADRID OPEN

Sabalenka se venga de Barty con una exhibición de golpeo

La bielorrusa, que despachó nueve saques directos para un total de 34 golpes ganadores, se vengó de la derrota de hace 13 días en la final de Stuttgart.

Madrid
Sabalenka somete a Barty con una exhibición de golpeo
Mutua Madrid Open

Aryna Sabalenka impuso su tenis de derribo sobre el técnico y táctico de Ashleigh Barty para tomarse la revancha de la final de hace 13 días en Stuttgart con una victoria ante la número uno del mundo en la del Mutua Madrid Open. La bielorrusa de 23 años, que desde el lunes será por primera vez número 4 del mundo, venció por 6-0, 3-6 y 6-4 en 1h:39. Así consiguió su 10º título, el más importante de su carrera al tratarse de un WTA 1.000 e igualó el balance de sus duelos (4-4) contra la australiana de 25. "Si aguantas en los intercambios largos tienes opciones de vencerla", dijo la ganadora a AS en una entrevista antes del inicio del torneo.

Sabalenka (primera bielorrusa que triunfa en la capital de España tras los subcampeonatos de Azarenka en 2011 y 2012) y Barty, ambas debutantes en el evento, se enfrentaban por tercera ocasión en las últimas cinco semanas (se habían visto en Miami con victoria para la aussie) y desde el principio se notó que Aryna jugaba con inquina, como si Ashleigh le debiera dinero. En el primer set le pasó por encima, sólo cedió ocho puntos con su saque y le rompió el saque tres veces. Un vendaval de potencia y precisón que no se mantuvo en la segunda manga, en gran parte por la inteligencia de Barty, que encontró la forma de buscarle las cosquillas a Sabalenka con su revés cortado, unos restos más bajos y más movilidad. De esa manera detuvo la sangría y se hizo con el mando.

Lo que quizá no esperaba la campeona de Roland Garros 2019 es que su rival tuviera la personalidad suficiente para no perder la calma y volver al partido. A él se agarró con fuerza en los momentos en los que apretó Barty al resto. Salvó dos ocasiones de break y asestó su golpe definitivo en el noveno juego, para sacar con 5-4 y cerrar el triunfo más importante de su vida. Risueña, como siempre, lo celebró con un curioso baile ante el que no se molestó la de Ipswich, cuya racha en la tierra europea desde el título en París hace dos años era de 16 victorias consecutivas. Sabalenka le había colocado nueve aces para un total de 34 golpes ganadores en una final a la que había llegado sin perder un set y cediendo sólo 18 juegos. Los números la avalaban.

"En Roma y Roland Garros voy a luchar por cada punto"

"Estoy realmente feliz, me siento asombrosamente ahora mismo", dijo la campeona. "Barty es la número uno porque siempre intenta encontrar la manera de ganarte y en el segundo set ha empezado a usar más su revés cortado. Ha habido un gran nivel y estoy feliz de haber podido ganar", explicó. "En Stuttgart yo estaba lesionada y en Miami fue muy duro aguantar largos intercambios. En los momentos importantes he sido más agresiva esta vez y eso me ha ayudado a ganar", aclaró sobre sus anteriores duelos, antes de dejar claro que hay que tenerla en cuenta para lo que viene: "No sé qué pasara en Roma y en París, pero sí puedo prometer que voy a luchar cada punto y dar lo mejor de mí".

Sabalenka ha sido fiel a su plan de juego independientemente de la superficie. "La idea era mantener la agresividad y no cambiar demasiado mi juego por ser tierra, aunque diera a veces los golpes más liftados o usara el revés cortado". Y está alucinada con sera la número cuatro del mundo. "Ser top-5 es una locura y me hace mucha ilusión esa mejora. Aunque no suelo centrarme en el ranking, sino en mi juego, salvo que se trate de ser número uno". Gran parte de su éxito lo achaca al trabajo de la gente que le acompaña. "Estoy orgullosa de mi equipo, porque no me podía mover cuando me lesioné en Stuttgart y me han preparado muy bien, con un trabajo para ser capaz de jugar aquí y ganar". Aunque no le siguieron en algo que habían pactado antes de la final: "Habíamos hablado de hacer ese baile si ganaba, pero no me han seguido".

Resultados, cuadros y calendario.