TENIS

La estadounidense Gail Falkenberg vuelve al tenis profesional... ¡a sus 74 años!

La veterana tenista volvió a competir en la ronda previa del torneo ITF de Naples, donde cayó ante la francesa Tiphanie Fiquet pero demostró que el tenis no entiende de edades.

La tenista estadounidense Gail Falkenberg, durante un partido en 2016.
Twitter @jddtennis

Gail Falkenberg ha demostrado que el mundo del tenis no entiende de edades. La tenista estadounidense ha vuelto a competir en el circuito ITF femenino esta semana después de casi tres años de ausencia... ¡a sus 74 años!

La historia de Falkenberg en el circuito, después de en los equipos de tenis y baloncesto de UCLA en la década de los 60, en se remonta a 1986, cuando a los 39 años dio el salto al tenis profesional en torneos de ITF y llegando a jugar en algunos torneos WTA como Auckland, ser la número 360 del ranking WTA y jugar la previa del Open de Australia.

Desde entonces Falkenberg ha competido en torneos del ITF Tour salvo un parón de tres años entre 1991 y 1994, otro parón de 12 años entre 1999 y 2011 y la última pausa desde el año 2018 hasta ahora. De hecho, en 2015, el nombre de Falkenberg apareció en los medios en 2016 cuando, a sus 69 años, superó con un contundente 6-0 y 6-1 a la también estadounidense Rosalyn Small, 47 años más joven que ella, en la previa del torneo de Pelham.

En su regreso Falkenberg jugó la ronda previa del torneo ITF de Naples ante la francesa Tiphanie Fiquet, 54 años menor que ella, y en su regreso cayó por un doble 6-0, pero el resultado fue lo de menos. "La hice jugar un poco, quería que fuese agradable para ella. Cuando golpeaba una pelota a un lado, ella no podía correr hacia allí, pero tiene un golpe de derecha muy bueno que cuando era más joven debió haber funcionado bien", confesó Fiquet al diario L'Équipe.

En este mismo diario Falkenberg explicó las razones por las que sigue jugando el tenis. "Recuerdo que jugué una ronda previa contra Jennifer Capriati cuando ella tenía 13 años. Sigo jugando porque aún me apasiona este juego al 100%. Pese a los problemas en mi familia he seguido entrenando durante estos años hasta cuatro o cinco veces por semana".

De hecho Falkenberg no se pone excusas con la edad. "¡Tengo 74 años pero estoy en muy buena forma! Salvo mis rodillas, que están un poco cansadas, todo está bien. No fumo, no bebo, no tomo drogas y tengo una dieta muy equilibrada basada en verduras, patatas y frutas".

La veterana tenista estadounidense avisa que seguirá en el circuito con un único objetivo: ganar de nuevo un partido en el circuito profesional. "Tengo un buen saque de cuchara, Para hacer dos saques directos no está mal. Tengo que recuperar mi nivel y necesito jugar más. Seguiré jugando hasta que mi cuerpo diga basta. Todavía puedo ganar un partido profesional". Todo un ejemplo de que el tenis no entiende de edades.