BARCELONA OPEN BANC SABADELL

La soledad de 'Goody' en un torneo en familia

El Conde de Godó, que estrena una mascota inspirada en la obra de Gaudí, abrió sus puertas con una asistencia reducida y sin su village.

Goody.

La efervescencia del Barcelona Open Banc Sabadell se ha minimizado en una edición marcada por la COVID-19. En la primera jornada del torneo después de las previas del fin de semana, y aunque los lunes acostumbran a ser los días de menos afluencia de espectadores, se notó la soledad del Godó, sin las habituales aglomeraciones por pedir comida y bebida o sin la algarabía que procedía del village, en esta edición convertido en un espacio de restauración para los invitados.

Una de las novedades del torneo es Goody, la primera mascota en las 68 ediciones que tiene de vida el Godó. Creada por el artista Philipp Stanton, es un dragón multicolor inspirado en las obras de Antoni Guadí: “Transmite los valores de la ciudad de Barcelona y recoge los conceptos de deporte, salud, ‘fair play’ y esfuerzo del tenis. Esta simpática mascota ayudará a conectar con el público más joven y permitirá seguir fomentando el prestigio del Barcelona Open Banc Sabadell en el panorama deportivo internacional”, comentan desde la organización del evento.

Pero en esta primera jornada Goody apenas ha tenido timpacto, con una afluencia de visitantes que esta limitada a solamente mil personas. Por las distintas pistas del Real Club de Tenis de Barcelona, cubierta por unas estrictas medidas de seguridad por la COVID-19, se han podido ver a algunos tenistas entrenando o incluso al director, David Ferrer, grabando vídeos en los que explicaba el uso de la instalación y de una burbuja creada para los tenistas y su staff.

El comedor del club, punto de encuentro para empleados y periodistas, se ha sustituido por unos 'food trucks' en la entrada, donde se han colocado menos mesas que en anteriores ediciones. "Este año no hemos podido albergar a todos los aficionados que nos visitan, por eso hemos aumentado el dispositivo tanto digital como televisivo para que desde sus casas puedan disfrutar del torneo", comentó el presidente del RCTB-1999, Jordi Cambra, que espera, eso sí, un torneo apasionante, a la altura del cartel.