TENIS | ANDALUCÍA OPEN

Munar frustra a Alcaraz para jugar su primera final ATP

El mallorquín hizo un partido muy sólido ante el murciano de 17 años, que no encontró la forma de desbordar a su rival. Jaume peleará por el título contra Carreño.

Marbella
Munar frustra a Alcaraz para jugar su primera final ATP
Álvaro Díaz / Andalucía Open

Jaume Munar frustró este sábado las ilusiones de Carlos Alcaraz en el AnyTech365 Andalucía Open. El mallorquín venció por 7-6 (4) y 6-4 en 1h:54 para jugar la primera final ATP de su carrera. La semana pasada jugó la del Challenger de Marbella, también en el Club Puente Romano, y ya había disputado en 2020 la de ese mismo torneo. Así que se siente como en casa. Sólo le falta salir de allí campeón. El domingo (no antes de las 14:00, Teledeporte), con 23 años, peleará por el título con el cabeza de serie número uno, Pablo Carreño, que superó con mucho esfuerzo a Albert Ramos en el otro encuentro de unas semifinales totalmente españolas 17 años después de las del Valencia Open con Verdasco, Montañés, Ferrero y Martín.

Munar tenía claro que para vencer tenía que escoger un planteamiento conservador y sólido, a la espera de que la natural impaciencia del murciano de 17 años le llevará al error. Y con el paso de los minutos incluso podría atacar contra el servicio para aprovechar la ansiedad y los nervios de Alcaraz. Si hubiera salido a muerte desde el primer juego, probablemente hubiera beneficiado a un rival impetuoso, con ese drive tremendo, y que aún tiene mucho por aprender para salir de situaciones incómodas contra oponentes que no fallan un resto y que ponen muchas bolas en juego. Pero ojo, el chico se va de Marbella con el hito de ser el semifinalista más joven desde Alexander Zverev en Hamburgo 2014. Si hubiera ganado, se habría convertido en el finalista con menos edad desde Rafa Nadal en Auckland 2004 (perdió contra Domink Hrbaty).

En su estilo, Munar hizo un gran partido ante un enemigo. No se le pueden restar méritos. Peleó contra un chaval, con el que comparte cumpleaños el 5 de mayo aunque con una diferencia de seis años, que le había pintado la cara en un Futures Nacional y encima en Manacor en 2019, cuando Carlos apenas tenía 16. No hay que olvidar que en la pista se dirimía una batalla entre la escuela de Nadal, con su íntimo Tomeú Salvá dirigiendo a Jaume en la grada, y al de Ferrero, con el propio dueño animando a su pupilo desde la grada. También luchó Munar contra el favoritismo hacia Alcaraz de un público que llegó a molestarle en alguna ocasión y con algunas decisiones del juez de silla sobre bolas que a su criterio no estaban bien cantadas.

Dominio alterno

En el primer set remontó un 2-0 de salida en contra, con los momentos de mayor acierto de Charly, y sentenció en un desempate muy bien jugado. En el segundo llevó la iniciativa y tapó casi todas las trayectorias posibles de los golpes de su oponente. "No encuentro hueco, le doy y se me va", decía Alcaraz, que lo intentó todo, ser agresivo, hacer saque-red, restar muy dentro de la pista... remó a contracorriente y tuvo con éxito cuando Munar, que se había adelantado dos veces, sacó para ganar con 5-3. En un arranque de furia, acortó, pero después perdió su servicio, en un día en el que el saque no fue determinante y no le ayudó nada. Con su victoria, el de Santanyi escala 14 puestos en el ranking, hasta el 81. Si gana a Carreño, el lunes llegará el 68. Esa será otra historia.

"La clave ha sido mi estabilidad"

"La clave general del partido es la estabilidad que he tenido. Sabía que iba a ir a remolque, es un chaval que desborda a cualquier velocidad de pelota y yo no. También sabía que cuando tuviera oportunidades tenía que ser un poco más agresivo, aprovechar los primeros tiros, los restos en momentos de tensión y estar muy focalizado en mi saque", resumió Munar, que dijo que el resultado de alcanzar una final "es muy especial" para él. "Mi mentalidad es parar donde estoy y seguir. Mañana será una final, un partido muy importante y voy a estar al 100%". Jaume aseguró que estará en Barcelona y Madrid, "con wildcard o peleando en la previa". "La semana ha sido muy positiva, con grandes partidos y mucho aprendizaje. La derrota fue dura. Munar es muy bueno y no me dio muchas opciones. Lo nervios han tenido un poco de culpa y no he pensado ni visto las cosas con claridad. No veía hueco y me frustre. No pensé con claridad, sino en los fallos, en lo que hacía mal y no en que a él le ponía al límite. Tengo que aprender de esta derrota y manejar las situaciones de otra manera la próxima vez", argumentó Alcaraz, que se va "con buen sabor de boca y más experiencia". "Vine a aprender y lo he hecho".

Cuadro, resultados y calendario.