TENIS | BUENOS AIRES

Ramos alcanza su segunda semifinal seguida en Argentina

Ramos venció al indio Nagal con otra remontada (2-6, 6-2 y 7-5) y se enfrentará este sábado a Francisco Cerúndolo, que ganó a Andújar (1-6, 6-3 y 6-2).

Albert Ramos respiró aliviado cuando Sumit Nagal envió su último golpe a la red y le entregó una victoria importante y significativa para el español (4-6, 6-2 y 7-5). Y es que hasta este viernes no había podido pasar nunca de los cuartos de final del Argentina Open. Wawrinka, Ferrer, Carreño y Schwartzman le apearon en esa ronda entre 2013 y 2019. Esta vez, el catalán, que está de dulce en su periplo argentino, consiguió alcanzar las semifinales y se enfrentará el sábado al local Francisco Cerúndolo, hermano del tenista, Juan Manuel, que ganó a Ramos el pasado domingo en la final de Córdoba. El mayor de la saga venció a otro español, Pablo Andújar, que se vino abajo tras dominar completamente el partido en el primer set y las tuvo tiesas después con el juez de silla antes de caer por 1-6, 6-3 y 6-2. "Qué árbitro más malo", dijo sobre el español umpire Nacho Forcadell, que le estaba escuchando y estaba para pocas bromas tras soportar el viernes las impertinencias de Benoit Paire, escupitajo incluido.

La tierra siempre ha sido el terreno preferido de Albert, el de sus mayores éxitos, y lo está aprovechando estos días. Aunque a costa de hacer titánicos esfuerzos para avanzar. El que ganó ante el indio Nagal, un rival correoso que se lo puso muy difícil y que nunca había llegado a cuartos en un torneo ATP, fue su séptimo encuentro decidido en tres sets de los ocho últimos que ha jugado. En los dos últimos sets fue bastante superior, y no cerró antes la victoria porque se despistó en el noveno juego después de haberse colocado con un cómodo 5-2.

En esos compromisos, además, ha tenido que remontar cuatro veces tras perder el primer set. Lo hizo hace unos días contra el alemán Koepfer y repitió hazaña en un partido jugado a un nivel muy alto y en que ganó algunos puntos magníficos. A Albert se le ve bien físicamente y su tenis recuerda al que practicó a menudo sobre arcilla en 2017, cuando jugó las finales de Sao Paulo y Montecarlo.  

Cuadro y resultados.