ROLAND GARROS

Roland Garros vuelve a reducir aforo: 1.000 espectadores al día

El primer ministro francés, Jean Castex, confirmó que el torneo que arranca este domingo abrirá sus puertas a tan solo 1.000 aficionados cada día.

Imagen de la pista Philippe Chatrier en Roland Garros.
FRANCK FIFE AFP

Duro revés para Roland Garros. El primer ministro francés, Jean Castex, confirmó este jueves que el torneo sólo podrá recibir a 1.000 aficionados cada jornadas. Esta noticia llega una semana después del anuncio del torneo en el que únicamente entrarían 5.000 personas al día. El plan inicial era acoger 11.500 fans por jornada.

La última medida la confirmó el propio primer ministro francés en France 2. "Hay que preguntar a los organizadores si esto supone que no habrá torneo. Por la información que me dieron, la respuesta es sí. No soy el organizador de Roland-Garros. De la misma forma que vas a tener partidos de fútbol que se juegan a puerta cerrada", comentó.

Precisamente el director de Roland Garros, Guy Forget, manifestó este jueves su preocupación por una posible nueva reducción del aforo de espectadores antes de la confirmación oficial que podrán asistir al torneo que comienza el domingo por las medidas restrictivas suplementarias previstas en París y otras ciudades.

Forget, en declaraciones a los medios, dijo estar inquieto y a la expectativa de un anuncio de las autoridades sobre si pueden mantener el aforo de 5.000 espectadores o habrán de reducirlo a 1.000, que es el nuevo límite para espectáculos y acontecimientos públicos en la capital francesa a partir del sábado.

En una entrevista al canal "BFMTV", defendió mantener el umbral establecido el 17 de septiembre de 5.000 personas, que ya es una cifra muy inferior a las 20.000 que se habían previsto inicialmente, luego rebajadas a 11.500.

"Acoger a 5.000 personas en un espacio tan grande es absolutamente seguro", subrayó tras recordar que el complejo de Roland Garros ocupa 12 hectáreas.

"Es una instalación inmensa y estamos al aire libre", remachó en otra entrevista a la emisora "Europe 1".

El director del principal torneo mundial de tenis en tierra batida, que comienza el domingo cuatro meses más tarde de lo habitual por la crisis del coronavirus, insistió en la idea de que "es más seguro estar en Roland Garros con una mascarilla que tomar el metro o ir a la facultad".

El ministro francés de Sanidad, Olivier Véran, anunció este miércoles una batería de medidas de endurecimiento de las restricciones para contener la propagación de la epidemia, sobre todo en las áreas donde hay más contagios y más enfermos.

París y su área metropolitana forma parte de las once ciudades del país situadas en la llamada "zona de alerta reforzada" en la que, entre otras cosas, desde el sábado no se podrán organizar eventos con más de 1.000 personas, en lugar de 5.000 autorizadas anteriormente.