ROLAND GARROS

Las novedades de Roland Garros: techo, bolas menos favorables al juego de Nadal...

El Grand Slam sobre tierra batida mostrará numerosos cambios en el recinto y también en otras facetas a causa de la pandemia del coronavirus.

Imagen de una pelota sobre la arcilla de la pista Philippe Chatrier de Roland Garros.
MARTIN BUREAU AFP

Los aficionados al tenis se preparan para la gran cita del calendario sobre arcilla, Roland Garros, que reunirá de nuevo a las grandes raquetas del tenis masculino y femenino para luchar por el título sobre la tierra batida parisina.

Sin embargo, esta edición de Roland Garros estará marcada por numerosos cambios importantes, ya que además de las modificaciones que afectan a la competición también destacan las novedades que la organización ha realizado en el recinto. A continuación repasamos las novedades de Roland Garros 2020.

Las fechas: Roland Garros, en septiembre

La pandemia de coronavirus hizo que la organización de Roland Garros se plantease un cambio de fechas ante la imposibilidad de celebrar el torneo en mayo, cosa que finalmente sucedió. Por esta razón a mediados del mes de marzo se decidió aplazar el torneo al mes de septiembre de forma unilateral, en una medida que finalmente aceptaron tanto la ATP, como la WTA como la ITF. De esta forma el torneo, que estaba previsto del 24 de mayo al 7 de junio se jugará del 27 de septiembre al 11 de octubre.

Límite de público en las gradas

El hecho de jugar con público ha sido una de las grandes exigencias de la organización para que Roland Garros se pudiese celebrar en 2020. Finalmente habrá público en las tres grandes pistas del recinto parisino. En la Philippe Chatrier y en la Suzanne Lenglen podrán asistir hasta 5.000 personas, mientras que en la pista Simonne Mathieu podrán congregarse hasta 1.500 espectadores.

Bolas con menos efectos

Roland Garros también mostrará cambios en otro de los elementos importantes de los partidos: las bolas. Este año, el torneo no continúa su contrato con Babolat (la marca que patrocina al español con raquetas y material) y cambia a pelotas Wilson. A juicio de especialistas, estas bolas botan menos que las Babolat tras el bote y dificulta el efecto de top-spin que Nadal imprime a sus bolas y que las hacen alcanzar más altura, dificultando el resto de sus rivales. Eso, unido a las condiciones de menor temperatura, puede perjudicar a los tenistas que juegan más liftado, como el español.

"Creo que jugar con frío y en ocasiones de noche dará más esperanzas a los jugadores que se enfrenten a Rafa. Saben que la bola no va a botar dos metros cuando él la pegue con el drive, sino un metro y medio. Eso esta bien para el revés de Thiem, de Djokovic y de muchos otros, porque tendrán la posibilidad de darle a la pelota por debajo de los hombros. No les llegarán los envíos de Nadal con tanta altura y spin", analizó Mats Wilander en una entrevista con AS.

 

El techo de la Philippe Chatrier

En caso de que la lluvia haga acto de presencia en Roland Garros, la pista central Philippe Chatrier podría hacer gala de su nuevo techo retráctil, que puso fin a la gran reforma de las instalaciones que ha realizado Roland Garros en los últimos años en el recinto. De esta forma Roland Garros deja de ser el único Grand Slam que, hasta la fecha, no contaba con ninguna pista bajo techo, algo de lo que sí disponían el Open de Australia, Wimbledon y el US Open

Partidos bajo los focos

Entre las múltiples reformas de Roland Garros también destaca la instalación de luces artificiales en varias de las pistas del recinto. De esta forma muchos partidos podrán concluirse en la misma jornada (si el tiempo lo permite) en vez de tener que aplazarse al día siguiente por falta de luz.

Las temperaturas, la gran amenaza de Nadal

El aplazamiento de Roland Garros a septiembre también podría complicar la dinámica de juego a tenistas como Rafa Nadal, acostumbrado a jugar sobre arcilla en condiciones de calor. Novak Djokovic y Dominic Thiem, los dos grandes rivales de Nadal en París ante la ausencia de Federer, ya han avisado del peligro que las temperaturas de París podrían suponer para Nadal, al tiempo que también se les presenta como una oportunidad que aprovechar para ambos tenistas

La adaptación a la tierra batida tras el US Open

Muchos de los tenistas que disputen Roland Garros lo harán sin haber disputado un torneo de tierra batida en la semana previa del torneo, lo que podría reflejar cierta falta de forma sobre arcilla. Mientras que Nadal y Djokovic jugaron en el Masters 1.000 de Roma, otros tenistas como Dominic Thiem o Alexander Zverev llegarán a París sin haber competido sobre arcilla en su intento de recuperar fuerzas tras el US Open. Otros tenistas como Daniil Medvedev o Roberto Bautista han apurado su preparación en competición durante esta semana en el Torneo de Hamburgo.