TENIS

El día que Ashleigh Barty cambió el tenis por el cricket

La tenista australiana concedió una entrevista a ABC Australia en la que relató esta experiencia y analizó futuros retos. "Mi sueño es ganar Wimbledon".

Ashleigh Barty, durante un partido de cricket con Brisbane Heat.
Twitter @HeatBBL

Ashleigh Barty es uno de los nombres de moda en el tenis femenino. A sus 24 años la menuda tenista australiana ocupa el liderato del ranking WTA y ya ha logrado grandes éxitos en el tenis como el título de Roland Garros el año pasado, aunque ya ha anunciado que no competirá en el US Open este año.

Sin embargo el paso por el tenis de Asheligh Barty no ha sido un camino de rosas. De hecho, en una entrevista con ABC Australia, la tenista confesó que cambió el tenis por el cricket en 2014 para jugar con los Brisbane Heat para encontrarse a sí misma después de brillar en los torneos de categoría junior.. "Creo que necesitaba encontrame a mi misma. Me sentí mal y algo perdida en la primera parte de mi carrera. Tuve mucha suerte porque triunfés pero aún era muy hogareña. No quería perder el amor de mi familia y sentí que quería volver con ellos".

Barty cree que el cricket le ayudó mucho a la hora de mantener la relación con su familia y la confianza en sí misma. "El paso por el cricket me hizo mejorar mucho. Mejoró mi relación con mi familia y también conmigo misma. En el cricket también conocí a gente que tenía una educación diferente y unas ideas diferentes sobre el deporte".

Sin embargo, Barty empezó a echar de menos al tenis. "Tuve una conversación con Casey Dellacqua en la que pensé: 'Echo de menos probarme a mí misa y competir en el tenis y dar lo mejor de mí'. Como deportista esché de menos esa sensación del trabajo bien hecho y una buena preparación para luego tener una oportunidad".

Uno de los grandes éxitos de Barty fue el título de Roland Garros conseguido el año pasado, algo que, pese a tener recuerdos borrosos de aquella final, nunca olvidará. "Aún no sé si fue real. Tengo recuerdos borrosos de ese partivo y del momento previo a ganar el título. Lo mejor fue darme la vuelta y poder ver a mi equipo. Eso nunca lo olvidaré".

Barty sigue poniéndose metas y una de ellas es la de triunfar en Wimbledon sobre la hierba de Londres. "Mi sueño es ganar Wimbledon. Me ha costado decirlo abiertamente, pero es lo que quiero. Ganar Wimbledon junior fue especial y me dio una idea de lo que sería realmente ganar en categoría absoluta".