TENIS

"El tenis es una ciudad de 3.000 habitantes en la que sólo 70 viven bien"

En una entrevista con el diario suizo Le Temps el tenista argentino Marco Trungelliti cargó con dureza contra la desigualdad que existe en la actualidad en el mundo del tenis.

Marco Trungelliti devuelve una bola ante Marco Cecchinato durante su partido de segunda ronda en Roland Garros 2018.
CHRISTOPHE ARCHAMBAULT AFP

El tenista argentino Marco Trungelliti ha protagonizado unas duras declaraciones sobre el mundo del tenis en una entrevista concedida al diario suizo Le Temps, donde critica el sistema actual y cargó contra jugadores como Rafa Nadal o Roger Federer por no apoyar a los jugadores de ranking más bajo.

Trungelliti, número 231 del ranking ATP y que ya denunció haber sido víctima de sobornos en una entrevista al diario argentino La Nación, ha sido uno de los tenistas que se ha visto afectado por la crisis del coronavirus. "Recibí una ayuda de 4.000 dólares de la ATP y les estoy agradecido, ¿pero es normal que un jugador que es el 100 o el 130 del mundo no pueda subsistir durante tres meses en un deporte en el que hay tantos millonarios? No lo creo, pero no sé más porque la ATP es una organización opaca que se comunica muy poco y con muy pocos jugadores", manifestó el argentino.

El tenista de Santiago del Estero, que reside en Andorra, lamentó que el actual sistema de la ATP permita las desigualdades que existen a día de hoy en el mundo del tenis y puso un símil sobre cómo sería el circuito si se tratase de una ciudad. "En el tenis muchas personas toman decisiones basadas en sus intereses privados. El sistema es malo. Yo lo comparo con una ciudad de 3.000 habitantes en la que sólo 70 viven bien. ¿Quién acepta eso? El tenis lo acepta y te ofrece 200 dólares en premio tras una semana de trabajo cuando los apostadores te ofrecen 3.000 o 5.000 por amañar un partido".

A Trungelliti también le preguntaron sobre si esperaba el apoyo de jugadores como Rafa Nadal o Roger Federer en sus reivindicaciones, y aprovechó para lanzar un dardo a ambos tenistas. "No esperaba nada, pero habría llevado un mensaje completamente diferente, y eso habría hecho que otros hablasen en lugar de callarse. Al estar en silencio mientras das entrevistas o escribes cosas en las redes sociales, estos jugadores han alentado la corrupción, incluso de forma pasiva".