TENIS

El Madrid Open no se jugará y toda la temporada tiembla

El combinado madrileño, que iba a abrir la temporada europea (13-20 septiembre) tras el US Open, tiene tomada la decisión. Toda la campaña está en duda.

El Madrid Open no se jugará y toda la temporada tiembla
CHEMA DIAZ DIARIO AS

El Madrid Open no se celebrará este año. La organización del torneo lo hará oficial, previsiblemente, a lo largo del día. Y la temporada del tenis tiembla, con cada vez más piedras en el camino. El evento combinado de la Caja Mágica, que se iba a celebrar del 13 al 20 de septiembre, de categoría Masters 1.000 para la ATP y Premier Mandatory para la WTA (segundo nivel tras los Grand Slams), iba abrir la temporada europea del circuito masculino y tanto Rafa Nadal como Novak Djokovic habían confirmado su presencia.

La Comunidad de Madrid, a través del viceconsejo de Salud Pública Antonio Zapatero (campeón de España máster de tenis y exdirector del hospital de campaña de IFEMA) hizo saber mediante una carta dirigida hace unos días a Feliciano López, director del torneo, que "desaconsejaba" el evento por la imposibilidad de garantizar la seguridad sanitaria. En Madrid se contabilizan más de 20 rebrotes de COVID-19.

La postura oficial de las autoridades ha decantado la balanza hacia el 'no' de Ion Tiriac, propietario del torneo, que causa un gran trastorno a ATP y WTA, pero protege su economía. La opción era jugar con un 30% de público o sin él. Y no se podían garantizar unas condiciones de 'burbuja sanitaria' en un torneo que reparte más de 12 millones de euros en premios. A diferencia de Roma (20-27 septiembre), donde el torneo pertenece a la Federación Italiana, en Madrid el promotor es privado.

Tras la cancelación de Washington, en EE UU siguen adelante el evento mixto de Cincinnati (22-28 agosto) y el US Open (31 agosto-13 septiembre), pero en la burbuja creada por la USTA entre un hotel del aeropuerto y el National Tennis Center. Con estrictas medidas sanitarias. De allí, los tenistas viajarían inmediatamente a Madrid, donde el Consejo Superior de Deportes garantizaba la entrada a deportistas de cualquier país como ha hecho con el Mundial de motos. Pero Italia mantiene la obligación de cuarentena para viajeros que no procedan de la Unión Europea. Entre el US Open y Roma (21-27 septiembre) sólo hay una semana, por lo que a los tenistas les preocupa volar a EE UU sin saber si podrán jugar después en Roma.

Todo, antes de Roland Garros (27 septiembre-11 octubre), que quiere jugar con un 60% de público. Y, a partir de ahí, el vacío. ATP no ha anunciado más fechas y la WTA ha visto cómo China prohibía siete eventos que tenía fijados. Queda la opción de continuar en Europa tras París para salvar el Masters (11-22 noviembre), que inyecta dinero a la economía de la ATP. Pero las Finales de Copa Davis en Madrid, programadas a la semana siguiente, ya han caído. El tenis es presa de su globalización por el COVID.