TENIS | LIGA MAPFRE

La Liga Mapfre da inicio a la nueva normalidad del tenis

Se disputa en Vall d'Hebron en un novedoso formato por equipos con Carreño, Ramos, Andújar, Davidovich... y fuertes medidas de seguridad para evitar contagios.

El tenis español inicia su "nueva normalidad" con la Liga MAPFRE, con el primer torneo fijado para los días 10, 11 y 12 de julio en el Centro Municipal de Tenis del Valle de Hebron, en medio de importantes medidas de seguridad e higiene para evitar la propagación de la COVID-19.

Este tramo inicial debía disputarse en el CT Lleida. Sin embargo, el rebrote de coronavirus en la comarca del Segriá ha obligado a trasladar su sede a Barcelona, donde este martes fue presentado.

"Hace cuatro días, nos encontrábamos sin sede para esta primera prueba, y te agradezco la agilidad para habilitar esta nueva sede de un día para otro. En horas pusiste de acuerdo a todas las instituciones catalanas y hoy estamos presentado el torneo en estas instalaciones emblemáticas", le dijo Miguel Díaz, presidente de la Real Federación Española de Tenis (RFET), a Jordi Tamayo, su homólogo en la federación catalana.

Al acto también asistieron Pere Vila, secretario general del Deporte de la Generalitat de Cataluña; Gerard Esteva, presidente de la Unión de Federaciones Deportivas de Cataluña (UFEC); y David Escudé, concejal de Deportes del Ayuntamiento de Barcelona.

Tamayo explicó que, en la federación catalana, tenían claro que el primer torneo de tenis de 'la nueva normalidad' en España "debía celebrarse en Cataluña, que es la cuna de este deporte", y calificó de "gran reto" organizar este evento en plena desescalada de la pandemia.

"Para nosotros es muy importante, en la situación que vivimos actualmente, que los asistentes y participantes en el torneo disfruten de las máximas condiciones de seguridad", subrayó Tamayo, que pasó a enumerar el protocolo que tendrá el evento.

Así, las entradas solo se podrán adquirir por internet (a través de la web fctennis.koobin.cat), con un precio entre 10 y 50 euros por el abono de tres días, "para garantizar la trazabilidad" de los asistentes, que deberá proporcionar sus datos personales y de contacto para poder comprarlas.

Ya en la entrada de las instalaciones, se les tomará la temperatura y será obligatorio el uso de mascarilla. En las gradas, habrá un asiento de separación entre un espectador y otro, con un aforo limitado de un tercio. Por lo tanto, la pista central, con capacidad para 3.000 espectadores, tendrá un máximo de 1.000 aficionados.

Las bolas del partido se cambiarán cada nueve juegos, como ya es habitual, y los recogepelotas se desinfectarán las manos con gel hidroalcohólico con frecuencia para evitar contagios.

Los jugadores, por su parte, se someterán, entre hoy y mañana miércoles,a pruebas PCR que deberán dar negativo para poder participar en la competición.

El torneo contará con la participación de Pablo Carreño, Albert Ramos, Pablo Andújar, Roberto Carballés, Alejandro Davidovich, Jaume Munar y Pedro Martínez, y la duda de Pablo Andújar.

Los ocho tenistas se distribuirán en dos equipos de cuatro jugadores que disputarán, tanto partidos individuales como de dobles, en un formato similar a la Copa Davis.

"Vamos a tener un cartel de lujo. Jugadores que habitualmente están disputando los Grand Slams van a estar aquí, en las instalaciones olímpicas, compitiendo desde el viernes en un formato novedoso por equipos. Además,también contaremos con los seis mejores tenistas españoles en silla de ruedas", destacó Miguel Díaz, quien apuntó que todos los partidos serán televisados en directo por Teledeporte.

El 'ejemplo' del Adria Tour

Diaz admitió que, para organizar esta Liga MAPFRE, han tenido en cuenta todo lo que se hizo mal en el Adria Tour, el torneo de exhibición organizado por Novak Djokovic que acabó con varios jugadores, asistentes y familiares contagiados: "El Adria Tour no cumplió en nada los protocolos,y eso ha hecho daño, porque ahora mismo se mira con lupa cualquier tipo de evento de tenis que se quiere llevar a cabo".

"Nosotros, queremos que el tenis sea un ejemplo para todos los deportes de cómo organizar una gran competición", subrayó el presidente de la federación española, quien restó importancia al hecho de que jugadores como Rafa Nadal o jugadoras como Garbiñe Muguruza o Carla Suárez, en el torneo femenino, hayan declinado participar.

"Estos torneos de la Liga MAPFRE los hemos hecho para ponerlos al servicio de nuestros jugadores y jugadoras, pero cada uno tiene una formade ver su preparación e igual entienden que deben prepararse para competir en septiembre y no quieren empezar a competir ahora", concluyó Miguel Díaz.