TENIS

El padre de Djokovic: "Mi hijo no ha hecho nada para que le odien"

Srdjan Djokovic cargó contra el público australiano en el medio serbio Telegraf y avisó de más retos de su hijo: "Este año alcanzará los 20 Grand Slam de Federer".

Dijana y Srdjan Djokovic, padres del tenista serbio, presencian un partido de su hijo durante Roland Garros en 2012.
Clive Brunskill Getty Images

La conquista del octavo título del Open de Australia de Novak Djokovic trajo también algunas críticas dentro del entorno del serbio. En una entrevista al medio serbio Telegraf Srdjan Djokovic, padre del tenista, criticó duramente la actitud del público de la Rod Laver Arena hacia su hijo durante la final del torneo. "Un siete veces campeón del Open de Australia juega en la pista central, donde nunca ha perdido una final, y se mide ante un jugador austriaco y el público apoya al austriaco. Imagina la falta de respeto hacia Novak. Mi hijo no ha hecho nada para que le odien. Los que lo hacen siempre le ponen un pero a sus éxitos. Es una minoría respecto a la gran mayoría de serbios que se sienten orgullosos de Djokovic". El padre del tenista también insinuó la manía que se le tiene a su hijo por venir de Serbia. "Es un deporte de ricos y no comprenden que alguien de la pequeña y pobre Serbia haya sido el mejor del mundo durante los últimos 10 años. Ir contra él le da energía adicional y será el mejor de la historia en todas las estadísticas. Será el mejor de todos los tiempos y cuando termine su carrera vivirá cerca de su gente en Serbia".

No es la primera vez que Srdjan Djokovic carga con dureza contra el público de un torneo del Grand Slam. Tras la conquista de Djokovic el año pasado en Wimbledon, el padre del tenista cargó contra los aficionados de la final. "El partido se jugó en un ambiente hostil, los espectadores iban contra Djokovic. Ese día no existió el juego limpio".

El padre de Djokovic también habló sobre las críticas de Nadal tras la final de la ATP Cup en Sidney donde gran parte del público apoyó al equipo de Serbia. "En Sidney, cuando Serbia ganó la ATP Cup, había muchos serbios y Nadal no pudo con eso. Esto es lo que le ha pasado a Novak durante los últimos 15 años y nadie se queja. Novak mostró en en Madrid, Londres o Nueva York, en el rico mundo occidental que se cree por encima de nosotros, que somos iguales, que somos una vieja civilización europea y no tenemos nada de lo que avergonzarnos".

Srdjan Djokovic confía en que su hijo iguale en este 2020 la marca de 20 Grand Slam de Roger Federer, algo que podría ocurrir si el tenista de Belgrado alza el título en Roland Garros, Wimbledon y US Open. "Novak no se detendrá en 17 Grand Slam y este año intentará atacar el récord de 20 títulos de Grand Slam de Roger Federer y el 6 o 7 de octubre podría alcanzarle en el número de semanas como número 1 del ranking. Nos queda eso y el oro en los Juegos Olímpicos de Tokio. No nos relajaremos hasta después del US Open. A mediados de septiembre ya podremos hacer valoraciones. Nos esperan tres Grand Slam más. Cuando los ganemos, será el momento de hacer valoraciones"

El padre del tenista serbio mostró su lado más personal cuando habló de cómo vivió la final ante Thiem. "Durante la final lo pasé mal, pero sé que tengo al mejor hijo y deportista del mundo. En los eventos importantes es el mejor y lo volvió a demostrar. En la final ante Thiem sufrí mucho, fue difícil soportarlo. No vi el inicio del partido. Conduje por la ciudad durante hora y media y llegué a mitad del cuarto set. Cuando sean padres lo comprenderán. Los hijos serán los que nos sucedan y esa es la esencia de la vida. Mis hijos son geniales en todos los sentidos, han superado a su padre en muchos aspectos desde hace mucho y ese es mi mayor éxito".

Srdjan Djokovic también habló sobre cómo la guerra influyó en el carácter de su hijo y cómo ejerce de bandera de su país en las grandes citas deportivas que se celebran en todo el mundo. "Djokovic vivió toda la guerra con nosotros. Tenía 12 años, Marko ocho y Djordje cuatro. Saltábamos todos de la cama con los bombardeos ya que dormíamos todos juntos. Bombardearon nuestro país, nuestra gente, a nuestros hijos. Pero Novak, con su ejemplo, mostró que pese a la guerra nada es imposible, que somos una vieja civilización europea que lucha por sus estatus y que nadie nos puede prohibir que luchemos por nosotros mismos y cantar nuestras canciones patrióticas si hacer daño a nadie".