Rafa Nadal

CET

Hugo Dellien

OPEN DE AUSTRALIA

Nadal vs Dellien, el pertinaz boliviano al que arruinó el hielo

Nadal se mide este martes (05:00, Eurosport) con Hugo Dellien (26 años y 73º del mundo), que perdió su dinero al montar una empresa de hielo antes de hacer historia para Bolivia.

Hugo Dellien vivirá este martes (05:00, Eurosport) en el Open de Australia uno de los momentos más especiales de su carrera. El boliviano de 26 años y 73º del mundo se enfrentará por primera vez y en un grande al número uno del mundo, Rafa Nadal, con quien tuvo la oportunidad de entrenarse hace nueve años en Roland Garros, cuando él sólo tenía 17. "Sentí muchos nervios. Lo bueno fue que Rafa llegó un poco tarde y en ese tiempo esperando me calmé un poco y pude disfrutarlo", cuenta en una entrevista para la web oficial de la ATP.

El año pasado hizo historia para Bolivia al covertirse en el primer jugador de este país que ganaba un partido de Grand Slam en 35 años. Superó al indio Gunneswaran. Después no pudo con el griego Tsitsipas. Antes, en el torneo Río de Janeiro había logrado la primera victoria boliviana en ATP en cuatro décadas, desde Mario Martínez (fue 32º del ranking y ganó tres títulos) en el major de París de 1984, ante el español Sergio Casal.

La suya es una historia de superación con piedras en un camino que no fue fácil. En 2016, decepcionado tras un prometedor inicio como júnior, decidió dejar de jugar y arriesgó todo su dinero para montar una empresa de hielo, como contó al portal de la ATP: “Recuerdo que tenía ahorrados 15.000 dólares (13.500 euros). Con aquel dinero abrí una empresa de hielo con mi papá para empezar a trabajar con él. Invertí todo el dinero y me acuerdo perfectamente del día que fui a sacar a un cajero para vivir y no tenía plata. Ahí sentí mucha vergüenza porque después de muchos años volvía a pedirle dinero a mi papá”. Hugo se levantó tras ese revés y su vida cambio. "Me propuse llegar hasta donde tuviese que llegar y si no lo intentaba sin importar cómo, le estaba mandando un mensaje a los niños que es imposible y que nadie va a salir”.

Punto de inflexión

Se marchó solo a Argentina y se propuso llegar a ser profesional. Aquel año jugó torneos ITF y Challengers, como en 2018, cuando no pudo pasar de las previas de Roland Garros, Wimbledon y el US Open. Fue en 2019 cuando alcanzó alguno de sus objetivos. Logró en Río sus dos primeros triunfos ATP y su racha continuó en Sao Paulo con otros dos. En Madrid venció a Gilles Simon y en Ginebra a Seppi y Tipsarevic antes de su citada victoria en Roland Garros. Después vinieron tres más, entre ellas la de primera ronda del US Open contra el coreano Kwon. En su historial también atesora nueve en la Copa Davis y su temporada 2020 no empezó bien, con derrota a las primeras de cambio contra el estadounidense Mmoh en Auckland.

Ahora se enfrenta a un gigante, Nadal. "Bolivia vive este partido como la final de un Mundial de fútbol", cuenta en la entrevista de la ATP. "Es una gran oportunidad, un premio tras tantos años de sacrificio para llegar a este nivel", continúa el Tigre de Moxos, como le llaman, admirador de Federer, futbolero e hincha de Oriente Petrolero, fascinado por Batman y por la cocina, su talento oculto y un peligro, porque le encanta comer, sobre todo sushi. Familiar y tímido, se casó en 2018 con la tenista paraguaya Camila Giangreco. Este martes quiere disfrutar y hace una promesa: "Si gano, me pinto el pelo con la bandera de Bolivia".