Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga SmartBank
Girona Girona GIR

-

Lugo Lugo LUG

-

Liga Endesa ACB
Monbus Obradoiro OBR

-

Coosur Real Betis BET

-

Movistar Estudiantes EST

-

Casademont Zaragoza ZAR

-

Kirolbet Baskonia BAS

-

Joventut Badalona JOV

-

Liga Holandesa
Vitesse Vitesse VIT

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

Groningen Groningen GRO

-

Utrecht Utrecht UTR

-

Waalwijk Waalwijk WAA

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

-

Heracles Heracles HCL

-

  1 Set 2 Set 3 Set
0 2 4 -
0 6 6 -

ATP FINALS

Zverev tira el muro de Nadal

Zverev, que ya había ganado cuatro veces a Federer y dos a Djokovic, pudo con Nadal tras cinco derrotas. El balear no mostró signos de dolor. El miércoles le espera Medvedev.

Alexander Zverev le faltaba sólo una victoria de prestigio para adornar su notable colección, con cuatro triunfos contra Federer y dos ante Djokovic como más preciadas joyas. Nunca había ganado a Nadal. Más de tres años y seis partidos después, este lunes tiró el muro que le quedaba por abatir. Lo hizo en las ATP Finals de Londres (6-2 y 6-4), donde defiende el título conquistado en 2018. El alemán pilló al balear en un mal día. El pinchazo de Rafa no fue en el músculo recto abdominal, sino en el juego, errático (17 errores no forzados), poco dinámico y blando (13 ganadores). “No sentí dolor, eso es lo único positivo. El aspecto físico no puedo ponerlo como excusa en absoluto”, confirmó en la rueda de prensa.

Nadal jugó extrañamente mal en el primer set. Sin hacer nada del otro mundo, más allá de sacar bien, como sabe, Zverev no tuvo siquiera que dominar. Logró muchos puntos gratis, sin intercambios, y otros los tiró por la borda Rafa con fallos poco usuales en su trayectoria. No se le vio quejoso al sacar, sí malhumorado, lo suficiente como para discutir con el juez de silla por una señalización tardía. Encajó el primer quiebre en el quinto juego, en blanco. Y en el séptimo le endosó otro el teutón, que cerró el parcial a placer.

La situación para Nadal se tornó muy preocupante cuando volvió a ceder en su turno al inicio de la segunda manga. El público vibró con Zverev, porque quizá no esperaba un desempeño tan correcto por parte del vigente campeón del torneo. Con la confianza disparada, el hamburgués siguió con la presión al resto y con unos porcentajes de saque muy altos. Así, al de Manacor, muy parado en la pista, se le hacía imposible remontar. Para colmo, volvieron los errores. En medio de la zozobra, un tanto sublime despertó su rabia. Y luego un servicio directo le ayudó. Le hacía falta más, al menos una ocasión de rotura que no llegaba. Zverev, eléctrico, lo impedía y no tuvo que salvar ninguna en todo el choque. La conclusión no pudo ser otra que su victoria, quizá la más ansiada.

“Compito para estas cosas”, dijo feliz Sascha. El miércoles (21:00) se enfrentará a Tsitsipas, que derribó en el duelo de debutantes su muro particular al vencer por primera vez en seis encuentros a Medvedev, próximo rival de Nadal (15:00).