TENIS | BASILEA

Bautista arranca con buen pie y Tsitsipas no da opción a Ramos

El griego se impuso tras cerrar un ajustado tie break en el segundo set. Por su parte, Bautista se mostró sólido en su debut ante Copil.

Stefanos Tsitsipas debutó con victoria en el ATP 500 de Basilea al imponerse al español Albert Ramos en dos sets por un marcador de 6-3 y 7-6 (6), en 1 hora y 35 minutos de juego. El griego, cabeza de serie número tres en el torneo suizo, dio pocas opciones a su rival en el primer set y sentenció el choque en un ajustado tie-break donde Ramos llegó a salvar hasta dos bolas de partido.

Tsitsipas cimentó su victoria con un alto porcentaje de puntos ganados con su primer saque (89%) y una gran capacidad defensiva. Y es que el griego salvó dos de las tres bolas de break que tuvo Ramos en todo el encuentro. Pese a la superioridad del número 7 del ranking ATP, las fuerzas se igualaron en el segundo set, con una rotura de servicio para cada uno.

Con todo por decidir en el tie-break, Tsitsipas tuvo la opción de cerrar el partido con 6-4 y dos servicios a su favor. Pero Ramos logró resistir e igualar el desempate (6-6), antes de entregar un minibreak que fue a la postre definitivo para que el de Atenas sellase su billete a octavos de final en su tercera oportunidad. En la siguiente ronda, Tsistipas se medirá al ganador del duelo entre Berankis o el español Andújar, que hará su debut el próximo miércoles.

Sólida versión de Bautista

Roberto Bautista hizo los deberes en su debut en Basilea al derrotar en dos sets al rumano Marius Copil (nº 82 ATP), por un marcador de 6-4 y 7-5. El castellonense logró el pase a los octavos de final en 1 hora y 35 minutos de partido, ronda en la que se medirá a Richard Gasquet, que a su vez se deshizo de Juan Ignacio Londero.

Bautista, que se juega en estas próximas semanas su clasificación al Masters, impuso su dominio desde los primeros compases de partido al romper el saque de su rival en el tercer juego del primer set. La confianza de hacerlo en blanco le permitió mantener la ventaja hasta el final del parcial.

En la segunda manga se equilibró la balanza entre ambos, pero el servicio del castellonense no peligró ya que no concedió ninguna oportunidad de rotura a Copil. Y en el momento decisivo, Bautista no perdonó. Con el 5-5 en el luminoso rompió el saque del rumano en la primera oportunidad que tuvo en el segundo set. Certificó el triunfo con el saque en el juego siguiente, demostrando que en los momentos decisivos, fue superior.