Competición
  • Clasificación Eurocopa

TENIS

Muere Andrés Gimeno, el primer profesional español

Nacido en Barcelona hace 82 años, falleció hoy tras una larga enfermedad. Fue campeón de Roland Garros en 1972, el de más edad. Lo logró con 34 años.

"Un señor, un caballero". Son los calificativos coincidentes que el mundo del tenis dedica hoy a un pionero querido y adorable, Andrés Gimeno. El campeón de Roland Garros en 1972, nacido en Barcelona un 3 de agosto de 1937, falleció en su ciudad a los 82 años tras echar un último partido al cáncer.

Gimeno, alto y elegante, fue protagonista de una época crucial del tenis en la que dejó de ser un deporte elitista de jugadores vestidos de blanco que no podían manchar sus manos con dinero para convertirse en universal y en una potente industria.

Andrés Gimeno celebra su triunfo en Roland Garros (1972)

Él fue el primer profesional español. Coetáneo de Manolo Santana, el primer campeón español de un Grand Slam con su triunfo en París en 1961, sus caminos se separaron porque el tenis se partió. En 1960, y tras coronarse en el Godó, el barcelonés decidió aceptar una oferta del promotor Jack Kramer para ingresar en el circuito profesional, y como sus compañeros Rod Laver, Lew Hoad, Ken Rosewall o Pancho González, tuvo prohibido competir en Australia, Roland Garros, Wimbledon y el US Open (los cuatro grandes) y la Copa Davis. Una hipocresía, porque los amateurs también cobraban bajo cuerda.  "Yo quería vivir del tenis", contó. Y cuando relató a Santana el contrato de Kramer, este le dijo: "Andrés, o lo coges tú o lo cojo yo".

Con su Dunlop Maxply de madera y su atuendo blanco, Gimeno viajó por el mundo con la 'troupe' internacional, compartiendo apartamento con Laver ("Él cocinaba y yo lavaba los platos", recordó en una entrevista con El País), jugando unos 150 partidos por año y ganando unos 13.000 dólares de la época... Del Madison Square Garden a aparcamientos, pero lejos de los escenarios que dan la gloria. En 1968, se produjo el advenimiento de la Era Open y se acabó el veto a los profesionales. A tiempo para que pudiera ganar Roland Garros con 34 años y diez meses al derrotar a Patrick Proysi. Todavía permanece en el palmarés como el campeón más veterano. "Antes de la final, al francés le decían que ya había ganado, que yo era un viejo, y aproveché la gran oportunidad de mi vida", recordaba sobre la gesta. En 1969 alcanzó la final del Open de Australia y en 1970 las semifinales de Wimbledon.

Gimeno también se perdió la época dorada de la Davis, que metió el tenis en los salones de una España en blanco y negro. Para Santana, que mantuvo contacto con él hasta el último momento, su amigo fue "un grandísimo jugador" con el que la suerte en las primeras finales en Australia, en 1965 y 1967, podía haber cambiado. "Si hubiéramos podido contar con él, habríamos ganado", contó en alguna ocasión el madrileño. Allí viajaron Santana, Lis Arilla, Juan Gisbert, Juan Manuel Couder y Manolo Orantes. Pero la Ensaladera se quedó en las antípodas.

Tras retirarse en 1973 (había llegado al tres del mundo), Gimeno fundó un club de en Castelldefls. Por sus pistas pasaron Arantxa Sánchez Vicario, Pato Clavet o Alex Corretja. Tenistas de éxito a los que acompañó con su voz como comentarista de TVE.  Es uno de los cinco miembros españoles del Salón de la Fama. También padeció dificultades económicas en los últimos tiempos que le hicieron sentir el cariño del tenis. Casado con su inseparable Cristina Carulla, tenía tres hijos. Adiós a un caballero.