TENIS | MUTUA MADRID OPEN

Nadal, Muguruza, Cayetano, Edurne, Rudy... por Siria

El posible dobles mixto de los Juegos de Río compartió cancha con otros tenistas y famosos en el Charity Day. Hingis, Feliciano, Cantizano, Aitor Ocio...

Madrid
0
Nadal, Muguruza, Cayetano, Edurne, Rudy... por Siria
JAVIER GANDUL DIARIO AS

El Mutua Madrid Open arrancó motores con un partido benéfico, con motivo del 'Charity Day' (día de caridad): tenis, buen humor, y rostros famosos unidos para recaudar fondos destinados a la ayuda de los refugiados de Siria.

Los tenistas Feliciano López y Garbiñe Muguruza fueron los capitanes de dos equipos formados por numerosas caras conocidas, que han dado lo mejor de sí en las distintas pruebas en la pista central-Estadio Manolo Santana de la Caja Mágica.

El cartel advertía un duelo sobre la tierra batida entre el equipo azul y el rosa a través de distintas pruebas (partidos dobles mixtos), con los que hicieron pasar un buen rato a los miles de seguidores del tenis dispuestos a formar parte de esta buena causa.

La intención era recaudar fondos para ayudar a los refugiados de Siria a través de proyectos de ACNUR (Agencia de la ONU para los refugiados), CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado), UNICEF Comité Español y Mensajeros de la Paz.

El equipo azul, liderado por Feliciano López, contaba en sus filas con los tenistas Rafa Nadal y Martina Hingis, la cantante Edurne, el exfutbolista Aitor Ocio, el jugador de baloncesto Rudy Fernández, entre otros.

Garbiñe Muguruza al frente del equipo rosa, estuvo acompañada por la tenista rumana Simona Halep, el extenista ruso Marat Safin o los actores Stany Coppet y Nerea Barros.

Hubo partidos de dobles mixtos, terminando con encuentros dignos de cualquier torneo de circuito: Feliciano López y Garbiñe Muguruza contra Nadal y Hingis o Nadal y Garbiñe frente a Halep y Safin bajo la atenta mirada del torero Cayetano Rivera Ordóñez, que ejerció de juez de silla.

Jaime Cantizano y Luján Argüelles fueron los directores de orquesta de un acto en el que no faltó humor, música y tenis, plagado de buen ambiente donde lo importante por una vez no era ganar sino divertirse.