Ferrer puede con Almagro en la final de Buenos Aires

TENIS

Ferrer puede con Almagro en la final de Buenos Aires

El alicantino, número cinco del mundo, se deshace del murciano, campeón defensor, en tres sets (4-6, 6-3 y 6-2) y conquista el torneo argentino. Es su segundo título del año.

David Ferrer se ha impuesto este domingo a Nicolás Almagro por 4-6, 6-3 y 6-2 en la final española del torneo de Buenos Aires, por lo que conquista su segundo título de la temporada y el decimotercero de su carrera.

Almagro, vigente campeón de la cita argentina, saltó a la pista muy enchufado, pegándole muy fuerte a la bola e intentando presionar a Ferrer para que no jugara nada cómodo. La estrategia le salió bien al murciano, ya que no tardó en romper el servicio del alicantino en el tercer juego del partido, en la primera bola de ''break'' de la que dispuso.

Con el 3-1 a su favor, Almagro sólo tuvo que centrarse en conservar su servicio, algo que consiguió con cuatro ''aces'' y un 85 por ciento de puntos ganados con su primer saque. Al resto, Ferrer intentaba dominar y dispuso de dos bolas de ''break'' en el último juego, pero el alicantino las desaprovechó y acabó cediendo el set por 6-4.

En el segundo set, Ferrer comenzó con dudas y le costó hacerse con el primer juego, aunque las disipó con su primer ''break'' (2-0). Los nervios cambiaron de lado y Almagro empezó a cometer muchas imprecisiones, algo que aprovechó Ferrer para controlar el set, llegando a tener tres nuevas bolas de ''break'' que desaprovechó, aunque se hizo con la manga por 6-3.

Ferrer continuó en la misma tónica en el definitivo set y no tardó en romper el servicio de Almagro, en el tercer juego (2-1). El alicantino estaba jugando mucho mejor que el murciano, dominaba los peloteos y se encontraba muy cómo tanto al saque como al resto, así que le costó poco volver a conseguir un nuevo ''break'' (4-1) para acabar imponiéndose por 6-2.

De esta forma, el tenista alicantino suma el decimotercer título de su carrera y levanta el segundo de la temporada, después de haberse impuesto en Auckland