Lenguaje deportivo

CON LA LENGUA FUERA

El córner y el cornijal

La locución “saque de esquina” no es muy acertada, porque el balón se pone dentro del campo. El léxico del fútbol estaba lleno de anglicismos a principios del siglo XX.

CON LA LENGUA FUERA

A vueltas con los giros

El término italiano “giro” está detrás del inadecuado uso en las carreras de motor. La rueda de la moto sí que gira, porque lo hace en torno a un eje.

CON LA LENGUA FUERA

Tiquitaca y tikitaken

La historia de la palabra pasa por un artículo de Ángel Cappa y las críticas de Clemente. En español no debería escribirse este vocablo con la letra ‘k’.

ÁLEX GRIJELMO

Le hizo una sotanita

El léxico del fútbol ha dado un nuevo sentido a la palabra. La expresión se refiere al portero; el resto de los jugadores sufren un caño o un túnel.

CON LA LENGUA FUERA

Scouting manager, oye

La traducción literal es “gerente de exploración”, pero decir eso sería petulante. No se trata de exploradores con machete y casco blanco, sino de ojeadores.

CON LA LENGUA FUERA

Es un jugador top

La reiterada frase de Mourinho ha arraigado en el lenguaje del fútbol. Ese término inglés tiene muchas traducciones posibles al español.

CON LA LENGUA FUERA

Pe-ese-ye

Este equipo está gafado en la pronunciación de locutores y comentaristas. No tiene sentido decir una parte de la sigla en español y la otra en francés

CON LA LENGUA FUERA

El gran Matías Prats

Su riqueza léxica acompañó a quienes aprendíamos a hablar y a pensar. No le faltaban el humor y la ironía, sobre todo en sus narraciones para el NO-DO.

CON LA LENGUA FUERA

Potencialmente peligroso

Todo lo peligroso es potencial, y por eso los comisarios del Dakar incurrieron en pleonasmo. “Los defectos de forma alegados por Sainz podrían añadir los de lenguaje”.

ÁLEX GRIJELMO

Guardametas glotones

El Diccionario no recoge significados que respalden una oración como “se la come el portero”. No estamos ante un problema de incorrección, sino de estilo.

CON LA LENGUA FUERA

Centrocampistas o medios

Esa línea ha acogido palabras en español como “medio centro”, “centrojás”, “jases”, “volantes”, “carrileros”... Quizá eso de “medio” suene antiguo, pero el fútbol de hoy incorpora con naturalidad los términos clásicos

CON LA LENGUA FUERA

Marchamo de gol

La acentuación esdrújula “márchamo” no es correcta. Esta palabra procede del árabe, donde significaba “hierro para marcar”