sábado, 18/04/2020

ROBERTO RAMAJO

Yo tenía que estar en Sevilla

"¿Y qué le vas a hacer?", me pregunta mi mujer, Oihana, con una mezcla de resignación y cruda realidad. "Nada, no se puede hacer nada", respondo con una evidente tristeza en el rostro.