viernes, 22/11/2019

PABLO CHECA

Se llama libertad de expresión

La personalización del éxito y ahora también del sentimiento es la última muesca de un revólver que apunta a una masa social contra la que no puede, por más que le gustaría, ni el propio MÁR.