domingo, 01/09/2019

TOMÁS RONCERO

Un Madrid sin magia

Lo malo es que empatas cerca del final y ni así recuperas la sonrisa. Es lo triste de este Madrid previsible de Zidane.

Tomás Roncero