As.com

Tecnología

He salido a conducir con el Echo Auto: así funciona Alexa en el coche

Probamos el nuevo dispositivo de Amazon para tener su asistente de voz en el automóvil

Amazon Echo Auto

A pesar de que los distintos asistentes de voz que hay en el mercado están orientados, principalmente, para su uso mediante altavoces en casa, dada su conveniencia para controlar tareas de domótica —iluminación, climatización, etc.— o entretenimiento —reproducción de música, series o películas—, el coche también resulta un espacio propicio para éstos. Por un lado, porque se trata de un sitio igual de íntimo que el hogar, en donde el o los pasajeros pueden elegir la atmósfera de su preferencia; aunque, por otra parte, esto requiere de herramientas que eviten distracciones para el conductor.

Es en este último punto en el que los asistentes de voz cobran relevancia dentro de un coche, ya que pueden ser de gran ayuda no sólo para controlar la música o la radio sin necesidad de presionar botones o desviar la vista del camino, sino también para buscar la información del tráfico o la ruta más rápida hacia cualquier dirección, entre otras funciones. Así que tras el reciente lanzamiento del Echo Auto —el nuevo dispositivo de Amazon para tener su asistente de voz Alexa en el coche—, hemos salido a conducir con él para probar sus utilidades y su calidad.

Análisis y valoración

Amazon Echo Auto

La primera cuestión a responder es la necesidad de utilizar el Echo Auto en el coche en lugar de acceder a un asistente de voz a través del móvil. Por dos motivos: porque el teléfono debe configurarse en modo conducción —o similar— para acceder a todas las funciones del asistente, lo que implica que la pantalla esté desbloqueada y encendida permanentemente, además de que el micrófono de los smartphones no está diseñado para reconocer con claridad la voz en un entorno ruidoso como el del coche y la carretera.

Es precisamente este apartado uno de los más destacados del nuevo dispositivo de Amazon. Con un diseño y un tamaño similares al de las power banks, el Echo Auto dispone de ocho micrófonos repartidos en la cara superior que facilitan mucho el reconocimiento de nuestra voz a la hora de comunicarnos con Alexa. En nuestras pruebas, la mayoría de las ocasiones no tuvo problemas en escuchar con claridad el comando “Alexa” —con el que se activa el asistente— y las subsecuentes instrucciones, aun con el ruido ambiental de la música, las conversaciones entre los pasajeros y el sonido del viento y los coches en la carretera. Incluso pudo oír perfectamente las indicaciones con una sirena de emergencias pasando a un lado del coche.

¿Pero qué se le puede pedir a Alexa en el Echo Auto? En resumen, lo mismo que en los distintos altavoces Echo y la aplicación para el móvil, es decir, que reproduzca música —si no le indicamos una app específica para ello, utiliza la que esté configurada como predeterminada—, que sintonice una estación de radio a través de la aplicación de TuneIn o que nos informe del tiempo en nuestra ciudad. También está la opción de pedirle que añada productos a la lista de la compra y actividades a la sección de tareas —que pueden consultarse posteriormente en la app o, más fácil, solicitándole a Alexa que las repase— o que configure recordatorios, alarmas y temporizadores. En cuestión de entretenimiento, el asistente de Amazon sabe contar chistes o cuentos, cantar canciones, responder a preguntas sobre casi cualquier tema y, lo mejor de todo, puede leer los libros que tengamos descargados de la tienda Kindle.

En caso de que tengamos automatizados diferentes dispositivos en casa a través de Alexa, como las luces, la calefacción, el aire acondicionado, los altavoces o el televisor, también podemos pedirle al Echo Auto que los encienda, los apague o los regule. Además, si nuestra cuenta de Alexa está sincronizada con la de Amazon, podemos solicitarle información sobre nuestros pedidos, pedirle recomendaciones sobre productos —como los más vendidos o mejor valorados— y, por supuesto, indicarle que compre cualquier elemento del catálogo de esta plataforma. Aunque quizás las dos funciones más útiles estando al volante sean que llame a alguno de los contactos de nuestra lista y que nos ofrezca advertencias sobre el tráfico hacia las direcciones previamente establecidas en la app —como la casa o la oficina—, así como indicaciones para dirigirnos a cualquier sitio, para lo cual se vale de la aplicación predeterminada para ello, como pueden ser Google Maps o Waze.

Amazon Echo Auto

Pros y contras en la configuración

En líneas generales, el Echo Auto cumple a la perfección con sus funciones, pues ejecuta sin problemas la mayoría de las indicaciones que le damos, especialmente aquellas que se llevan a cabo directamente en el asistente de voz y que no requieren de aplicaciones de terceros. Sin embargo, sí que notamos algunos problemas ocasionales cuando tiene que cambiar de app o lanzar ciertas skills —funcionalidades extra de terceros que se instalan en el asistente—. Por ejemplo, cuando tenía que cambiar de una estación de radio en TuneIn a reproducir música en Spotify o al pedirle que repasara las noticias del día, en algunas ocasiones puntuales se pausaba sin poder ejecutar las acciones correctamente. La única solución era cerrar las apps en el móvil y volver a lanzar la petición al Echo Auto.

Su instalación y configuración es muy simple. La caja incluye un soporte que se sujeta fácilmente a las rejillas de ventilación del coche mediante un práctico sistema de pinza y que en la parte superior incorpora una base magnética en la que se coloca el Echo Auto con mucha firmeza. Después hay que utilizar el adaptador de corriente para coche —debe estar conectado en todo momento para funcionar— y encender el vehículo para comenzar la sincronización. Primero se enlaza al teléfono por medio del Bluetooth y se conecta con la aplicación Amazon Alexa, que hay que descargar previamente. Finalmente, si el móvil no está ya sincronizado con el radio del coche, hay que completar este paso, puesto que la voz de Alexa se escucha en los altavoces del automóvil a través del teléfono. Pero en caso de que el autorradio no tenga Bluetooth, incluye un cable de audio auxiliar que se conecta directamente desde el Echo Auto.

Esto último ayuda a que la conexión sea estable en todo momento. En contraste, esto se traduce en que, en realidad, todas las funciones del asistente se ejecutan directamente en el móvil y, por lo tanto, consumen los datos del mismo. Así que hay que tener en cuenta que al reproducir música, sintonizar estaciones de radio o navegar hacia cualquier destino, estamos gastando los megas disponibles en nuestro plan de teléfono. Lo ideal, en caso de no querer perdernos de estas funciones sin gastar de más, es descargar nuestra música favorita en el smartphone y utilizar la navegación solamente cuando nos dirijamos a sitios desconocidos.

Amazon Echo Auto

Otro de los problemas más comunes con el Echo Auto es que Alexa utiliza el idioma y la región que estén configurados en el sistema del teléfono, y no se puede cambiar de otra manera. Por lo tanto, los usuarios que usen como idioma predeterminado el catalán, el gallego o el euskera, por ejemplo, no tienen disponibles estas lenguas en Alexa, por lo que ésta se configura automáticamente en inglés o castellano, sin que se pueda elegir cuál de ellos en la app. Esto, además de causar errores en ciertas skills, solamente se puede solucionar estableciendo el castellano como idioma principal en el móvil.

Por último, cabe añadir que el diseño del nuevo dispositivo de Amazon es completamente minimalista, pues dispone únicamente de dos botones en la cara superior, uno para activar el asistente sin necesidad de decir “Alexa” y otro para silenciar los micrófonos en caso de querer desactivarlo sin apagarlo o de necesitar privacidad. Asimismo, incorpora una barra LED en la parte frontal que se ilumina en color azul oscuro cuando Alexa se activa, en azul claro cuando está ejecutando una tarea o buscando información y en rojo cuando los micrófonos están silenciados.

Amazon Echo Auto

*Las recomendaciones para que las entregas de pedidos online se puedan realizar con total seguridad para repartidores y clientes señalan que se debe evitar el contacto directo entre ambos, mantener la distancia de seguridad y lavarse las manos después de abrir el paquete. Todos los repartidores están instruidos para extremar las precauciones.

*Todos los precios incluidos en este artículo están actualizados a fecha 17-07-2020.