NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Barça y Atleti, con cara de jueves

Actualizado a

El Barça perdió en Múnich dejando una primera mitad imponente. En Milán ha perdido jugando una primera hora infumable y sólo algo mejor el resto, todo ello al compás de Dembélé. Si en el Madrid hablamos de ‘viniciusistema’, en el Barça podemos hablar de ‘dembélésistema’. Todo para él, que durante la primera hora de juego fue como un defensa más del Inter: cada balón que cogía era balón perdido. En la última media hora empezaron a salirle cosas y entre eso y que el Inter guardó la ropa llegaron algunas ocasiones. Nada extraordinario, pero sí lo bastante como para haber empatado, pero no fue posible porque entonces se cruzó el dichoso VAR.

Para decirlo todo, en la primera mitad el VAR había librado al Barça de un penalti de Eric Garcia porque el sexador de pollos descubrió un fuera de juego por una pestaña de un jugador cuya presencia se supone habría podido despistar a Christensen. Un favor que luego se cobraría caro: anuló un gol a Pedri por una mano de novísimo testamento de Ansu Fati y luego ignoró un penalti por mano de Dumfries para quitarle el balón de la frente al propio Ansu Fati. Era penalti o penalti por el viejo y el nuevo testamento, por el Fuero Juzgo y por el Código de Hammurabi. Cómo no se pitó ese penalti después de revisión queda en la lista eterna de misterios del fútbol.

El Atlético también salió malparado de su visita a Brujas, donde los locales viven agarrados a Jutglà, ese bravo muchacho que peleó como un jabato en las horas peores del Barça y que ha encontrado allí su lugar. El Atleti fue un sí pero no. Se manejó bien a ratos pero falló en las dos áreas. Giménez se volvió a lesionar y ya hay quien dice que es el Bale del Atlético. Con João Félix hemos vuelto a la casilla de salida. Griezmann gastó otro partido de los que cuentan y estrelló un penalti en el larguero. Lo peor de todo es que el Brujas se ha disparado de forma impensable con 9 puntos y quedan los otros tres con 3 cada uno para luchar por un puesto.