Un fútbol por y para todas

"El fútbol es de los aficionados". Esa quizá sea una de las reivindicaciones más repetidas por los fans de los distintos clubes de la élite de este deporte. La queja suele darse tras el conocimiento de los precios de las entradas para un evento del calibre de una final de Champions. Los tickets para asistir a la proclamación del campeón de Europa masculino cuestan desde 60 euros, el más barata, hasta 690, el más cara, pasando por dos opciones intermedias de 150 y 290. Un dineral. Ese fútbol de los aficionados queda entonces reservado a las élites. O eso, o quedarte sin ahorros. Si es que la vida te da para tenerlos.

En cambio, hay otro fútbol, también de élite, que mantiene esa esencia popular que enamora al aficionado y permite ir al estadio incluso en familia. Cualquier tipo de familia, que diría Alexia. Ese es el femenino. Las entradas de la final de la Champions que enfrenta a Barcelona y Lyon en Turín cuestan entre 10 y 20 euros y son gratuitas para las personas con discapacidad.

Alexia, en el entrenamiento de ayer en Turín.

Porque es importante que el deporte, en general, y el fútbol, en particular, sean accesibles. Tanto a la hora de inscribir a un niño o niña en una cantera, como en el momento de asistir a un encuentro. Y ese precisamente es el fútbol que practica este histórico Barça, que hoy busca su segunda corona continental. Accesible, afable, vistoso. Un fútbol por y para todas. Véanlo.