Karim conoce su cuerpo

No hace falta que explique aquí la importancia vital del tema médico para cualquier futbolista. Hemos visto tantas carreras truncadas o simplemente mermadas por las lesiones que hay que felicitarse cuando un gran talento puede desarrollarse sin problema. Cuestión de suerte, seguro, pero también de aptitud a la buena gestión de su cuerpo. En este sentido, el Madrid puede contar con varios futbolistas excepcionales. Dos especialmente. Primero, Toni Kroos, que se lesiona muy poco y que, cuando le ocurre algo, hace mentir las previsiones más optimistas. El médico dice "20 días" y el alemán dice "10 días". Y lo consigue. Su capacidad de recuperación es increíble.

El otro es Karim Benzema. El delantero francés es muy bueno en la prevención de las lesiones porque conoce muy bien su cuerpo y sabe detectar las afecciones a tiempo. Lo pudimos comprobar una vez más el pasado domingo en el Bernabéu contra el Elche. Nada más notar algo raro en el muslo izquierdo, Benzema empezó a probarse por sí solo sin asumir ningún riesgo. Y pidió rápidamente el cambio, evitando de esta manera una lesión muscular que le hubiera apartado de los terrenos de juego durante varias semanas. Esta vigilancia y esta inteligencia logrará que pronto lo tengamos en plena forma. Menos mal, porque las estadísticas goleadoras de Jovic y Mariano huelen a desierto...