Cerolímites

El blog del deporte Outdoor, los Viajes de Aventuras y el estilo de Vida Activo.

Autor: Eduardo Salete
POR
Eduardo Salete Twitter

Cero Límits

Prueba del plumas Labyrinth Loop

La capa externa “caliente” de Columbia para los trekkings más frios.

0
Prueba del plumas Labyrinth Loop
Eduardo Salete Balder

La Labyrinth loop es una de las chaquetas lanzadas para esta temporada de invierno por Columbia y que están dotada de la tecnología Omni-Heat Infinity. Básicamente un forro inspirado en la tecnología reflectante que utiliza la NASA en sus equipos para evitar tanto el sobrecalentamiento como el enfriamiento de los astronautas en los cambios bruscos de temperatura del espacio. El material del forro, de aspecto metalizado y color oro, tiene un patrón de diseño con puntos en relieve que refleja el calor corporal del deportista y lo mantiene atrapado entre el cuerpo y la capa aislante de la chaqueta.

Con esta tecnología está armado este plumas, que nada más cogerlo sabes que no va a ser una capa intermedia por su armazón. Es una chaqueta completamente sólida, que como mucho admite, y en día de precipitaciones fuertes, un ligero cortavientos. Y aunque no es de los plumas más livianos que se pueden encontrar en el mercado, lo cierto es que es bastante ligero.

El plumón sintético protegió perfectamente de las inclemencias del invierno.

Entre la capa exterior, construida con tejido deperlante de agua, y el forro Omni-Heat Infinity, la chaqueta cuenta con un plumón sintético reciclado, también con tecnología Omni-Heat. Este diseño convierte a esta equipación en una potencial estufa, con un poder calorífico impresionante.

La prueba se realizó a 2428 metros de altitud con una temperatura de -3 ºC, durante una ruta de 5 horas por nieve y grandes placas de hielo. Y, aunque cierto que tuvimos la suerte de contar con sol y un viento suave, el confort y el calor proporcionado por el plumas fue máximo. Tanto, que tuve que quitarme una camiseta térmica de manga larga, porque la protección al frío que tenía pertrechada era excesiva.

La chaqueta cuenta con puños elásticos y dobladillo de cintura ajustable para impedir pérdida de calor. Y la cremallera cierra hasta el mentón protegiendo, junto con la capucha, cuello y cabeza (las zonas por donde más calor se pierde) perfectamente.

La construcción de la chaqueta se ajusta al cuerpo, aumentando la confortabilidad y permitiendo la libertad de movimiento. Incluso con una mochila, excesivamente pequeña y ceñida que llevaba en esta prueba.

Selfie del autor a 2400 metros con la chaqueta Labyrinth Loop.

No pude comprobar la resistencia al agua, más allá de descansar sobre la nieve con la chaqueta en una de las paradas de la ruta, sin que el tejido se mojase lo más mínimo. La Labyrinth cuenta con un tratamiento deperlante o DWR (Durable Water Repellent - Repelencia al agua permanente) que provoca que el agua se concentre en gotas mayores para que no puedan penetrar por la capa exterior de tejido.

En conclusión, las sensaciones que tuve con la Labyrinth Loop fueron muy buenas en las cuatro máximas que se le pide a una chaqueta en la montaña: protección del frío, viento (y agua), poco peso, confortable y dinámica.

El único “pero” que le pongo a esta prenda es que no está dotada de bolsillo técnico interior, para el móvil, el GPS o la cámara de fotos (cuya batería se descarga bajo frio intenso.

Chaqueta con plumón Labyrinth Loop de Columbia.

La Labyrinth es una prenda diseñada para rutas de senderismo cortas en condiciones de frío o para viajes y ciudad. Pero yo la veo como una herramienta perfectamente compatible y versátil para otras actividades outdoor. Ojo, en esquí la capucha no va muy bien con el casco.